Transexuales comienzan una huelga de hambre para obligar a Podemos a llevar su ley al pleno

Una pareja de transexuales camina por Guatemala. /Rodrigo Abd (AP)
Una pareja de transexuales camina por Guatemala. / Rodrigo Abd (AP)

La proposición autorizaría los procesos hormonales desde la pubertad y permitiría operarse desde los 16 años sin necesidad de permiso paterno

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

La Plataforma de Transexuales, que aglutina al 95% de los colectivos trans españoles, comenzó este miércoles una huelga de hambre en varias autonomías para obligar a Unidos Podemos a que diga en qué fecha llevará al pleno del Congreso la ley que tiene como objetivo terminar con las discriminaciones que todavía sufren estas personas.

Mar Cambrollé, presidenta de la plataforma y una de las 17 activistas y madres de transexuales que van a participar en la huelga de hambre, aseguró que han tomado esta medida «extrema» porque consideran que Podemos «tiene secuestrados nuestros derechos en un cajón», porque registró en el Congreso la ley para otorgar derechos a este colectivo el 23 de febrero y, más de siete meses después, ni la ha llevado al pleno -para iniciar la tramitación parlamentaria con la toma en consideración por la cámara- ni quiere comprometer un día para hacerlo.

Los huelguistas dijeron que no frenarán su protesta hasta que el grupo morado les dé una fecha para el debate de su ley, pues defienden que en este momento tienen apoyos políticos para sacarla adelante -cuentan con el respaldo adicional de PSOE, Ciudadanos y ERC- y temen que si no logran aprobarla antes del final de la legislatura pierdan su oportunidad.

Un portavoz de Unidos Podemos negó que tengan «secuestrada» la proposición de ley e indicó que se encuentra a la espera de poder entrar en el cupo que la coalición tiene para el debate en los plenos, al igual que otras leyes «importantes» que esperan su turno desde 2017. En su opinión, el único que puede acelerar el proceso es el Gobierno, si está dispuesto a remitir la norma al Congreso como un proyecto de ley.

La proposición de ley permite el cambio de nombre y sexo en el Registro Civil a los menores de edad -a través de su padres- y a los mayores de 16 años sin tener que contar con el permiso de nadie. De igual manera, «despatologiza» la inscripción, pues también termina con la exigencia para los adultos de un informe psiquiátrico y de llevar al menos dos años en tratamiento hormonal.

La norma autoriza los procesos hormonales desde la pubertad, permite operarse desde los 16 años sin necesidad de permiso paterno, crea incentivos fiscales para la contratación laboral del colectivo, e introduce un amplio abanico de medidas para terminar con el abundante acoso escolar que sufren los menores transexuales. Entre ellas, ser llamados por el nombre que han elegido, y usar los aseos y vestuarios y el uniforme acordes con el sexo sentido.

 

Fotos

Vídeos