Ucrania pierde un millón de habitantes cada año

Ucrania pierde un millón de habitantes cada año

Su economía depende en gran medida de las remesas de ucranianos que trabaja fuera del país, aunque el Gobierno está preocupado por la emigración de trabajadores cualificados

EFEKiev

Cerca de un millón de ucranianos se marchan todos los años de Ucrania en busca de un futuro mejor, y muchos eligen como destino Rusia pese al conflicto entre los dos países, afirmó el ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, Pavló Klimkin, en una entrevista emitida por una televisión local.

«Realmente tenemos una situación catastrófica. Cerca de un millón de ucranianos salen del país todos los años», advirtió el titular de Exteriores al canal de televisión ICTV. Cerca de dos millones de ucranianos viven en la vecina Polonia y otros tres millones residen de forma permanente en la también vecina Rusia, algo que el Gobierno de Kiev considera intolerable, toda vez que en su opinión Moscú «hace la guerra» contra Ucrania.

Klimkin anunció que el Ejecutivo tiene «determinadas ideas» para devolver a sus ciudadanos de Rusia, ya que entiende que no es bueno que uno de cada doce ucranianos (el país tiene unos 42 millones) viva ahora en el país al que Kiev califica oficialmente de «Estado agresor» por la anexión ilegal de Crimea y por su apoyo a los rebeldes prorrusos del este de Ucrania. «Trabajamos en esas propuestas de tal manera que no haya 3 millones de ucranianos de forma permanente en Rusia», dijo el ministro.

Una de esas medidas podría ser la prohibición total del transporte de pasajeros entre Rusia y Ucrania, como anunció hace una semana el ministro de Infraestructuras ucraniano, Vladímir Omelián. Kiev se plantea prohibir el transporte de pasajeros ferroviario y por carretera para obstaculizar al máximo que sus ciudadanos viajen entre los dos países, toda vez que las conexiones aéreas ya están vetadas desde hace varios años.

Tras anunciar los planes de su ministerio, Omelián recomendó a sus conciudadanos a sacar a sus familiares de Rusia y afirmó que los «ucranianos no tienen nada que hacer» en ese país. Kiev no esconde que prefiere que sus ciudadanos en Rusia emigren a la Unión Europea (UE), y recuerda que ahora pueden entrar sin visado a los países miembros de los Veintiocho, aunque en teoría sólo para hacer turismo. Klimkin admitió que muchos ucranianos se han marchado a la UE desde la entrada en vigor hace un año del régimen de exención de visados, pero lamentó que ese proceso de redistribución de la inmigración laboral desde Rusia sea muy lento.

La líder opositora y exprimera ministra Yulia Timoshenko -una de las candidatas favoritas a relevar al actual presidente, Petró Poroshenko, tras las elecciones previstas el año que viene- ha advertido de que la economía de Ucrania depende en gran medida de las remesas de ucranianos que trabaja fuera del país. El Gobierno ucraniano teme que la emigración de trabajadores cualificados ponga en peligro la seguridad económica del país en los próximos años.

El primer ministro checo, el populista Andrej Babis, insistió la semana pasada en su rechazo al reparto de refugiados entre los socios de la UE y argumentó que su país ya acoge a inmigrantes ucranianos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos