El Vaticano suspende durante diez años a un cura por abusos en un colegio de Zamora

El obispo de Astorga, en un momento de su rueda de prensa.

Durante la década de suspensión, el sacerdote deberá residir en un monasterio o convento fuera de la Diócesis de Astorga, y después podrá vivir en la Casa Sacerdotal y celebrar la eucaristía con autorización expresa

A. CUBILLASAstorga

José Manuel Ramos Gordón, el sacerdote de la Diócesis de Astorga, acusado de abusar al menos de dos menores durante su etapa como profesor en el Seminario Menor de La Bañeza, también cometió abusos sexuales en el colegio Juan XXIII de Puebla de Sanabria entre los años 1981-1984.

Es la conclusión de la investigación llevaba a cabo por la Santa Sede por expertos juristas extradiciocesanos y que ha dado probados los hechos denunciados por un exalumno del centro zamorano, confirmando por tanto la comisión de un delito grave de abusos sexuales a menores.

Así lo confirmó este lunes el obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez, que trasladó personalmente la decisión adoptada a la víctima, a la que «expresé mi dolor por la gravedad del delito cometido, le pedí perdón en nombre de la comundidad diocesana y me puse a su disposicion para acompañarle en lo que pueda hacer».

José Ramón Gordón

En el marco de la investigación, José Manuel Ramos Gordón «no aclaró suficientemente los hechos« y en ningún momento confesó ser autor de los abusos denunciados por la víctima el 21 de febrero del 2017, como si reconociese los cometidos en el seminario bañezano».

En cualquier caso, según remarcó el obispo y en base a las circunstancias que concurrían en torno al caso, tanto los asesores como los delegados concluyeron que existía una altísima certeza moral de la existencia de los abusos.

«Vergonzoso»

Por su parte, la congregación ha notificado la imposición de la privación del ejercicio público del ministerio sacerdotal durante 10 años y la obligación de residir en un monasterio o convento fuera de la diócesis de Astorga durante diez años. Transcurrido este periodo, continuó el obispo, el sacerdote podrá volver a la diócesis «para residir en la casa sacerdotal aunque solo podrá celebrar la eucaristía fuera de la Casa con la autorización expresa».

En rueda de prensa, el obispo de Astorga ha manifestado su firme condena por unos hechos que ha calificado de «vergonzoso», al tiempo que reafirmó su decisión de luchar contra los delitos de índole sexual «por todos los medios legítimos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos