El cocido, el logotipo culinario de españa

Los nuevos 'académicos del cocido' destacan el pasado y el futuro de los platos de cucharas

Los galardonados posan con sus medallas junto al alcalde de Burgos, Javier Lacalle./CC
Los galardonados posan con sus medallas junto al alcalde de Burgos, Javier Lacalle. / CC
César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

«El cocido es el logotipo culinario de España, no el gazpacho ni el arroz. Lo hacen bien en todos los sitios y es el heredero de la olla podrida que se tomaba el Cid Campeador por estas tierras. Se hace bien en Burgos, en Madrid y en Sebastopol». Así ha destacado la importancia de los platos de cuchara en el país el sociólogo, crítico y Premio Nacional de Gastronomía, Lorenzo Díaz, en el acto de entronización de 'académicos del cocido' que se ha celebrado en el marco del certamen 'Burgos entre cucharas'.

La definición deja entrever que el propio Díaz ha sido una de las cuatro personas reconocidas esta tarde como 'académicos del cocido'. Con este homenaje, la organización de la cita gastronómica burgalesa ha querido valorar «su contribución a la divulgación o la difusión de los cocidos y los pucheros».

Además de él, han recibido la medalla acreditativa el hostelero burgalés Luis Carcedo, del Restaurante Ojeda; el presidente de la Academia de Gastronomía de Castilla y León, Julio Valles, y la cocinera Carmen Carro, de Carmen Casa de Cocidos y Taberna Pedraza de Madrid. Por un problema de salud, la galardonada no ha podido acudir a la capital del Arlanzón y ha recogido el premio su marido, Santiago Pedraza.

Protagonista absoluto

La entrega ha servido además para distinguir el papel del cocido en España, tanto en la actualidad como a lo largo de la historia. Díaz ha manifestado que «la cuchara nos ha sacado de la crisis». Por su parte, Valles ha recordado el refrán del Siglo de Oro «después de Dios, la olla y todo lo demás es farfolla» para explicar la importancia de la gastronomía en general y de los pucheros en particular.

Asimismo, han destacado «la buena salud del cocido». De hecho, Valles ha indicado que anteriormente se «conocían dos o tres, el madrileño, el castellano y el cántabro, y en este momento hay más de 190 diferentes. Cada región tiene su impronta con alguna cosa que es de allí», ha manifestado. Pero, por el contrario, ha incidido en introducir este plato entre los cocineros jóvenes. «Hay que darle una vuelta, meter a los jóvenes y que lo interpreten», ha concluido.

Más información del 'Burgos entre cucharas'

En la misma línea se ha movido Díaz, que ha declarado que «la cuchara ha vuelto a ser relevante, como en la época de Cervantes o Quevedo». «Aquí siempre ha habido una buena cocida tradicional. Carlos V se retiró a Yuste para comer con rigor», ha añadido.

 

Fotos

Vídeos