Cuidado con publicar las entradas de eventos en redes sociales

Fans de U2./Archivo
Fans de U2. / Archivo

Roban una entrada de que su propietario publicara una fotografía en Instagram con el código de barras

INNOVA+Madrid

Subir una foto a Instagram, 650 dólares. No es un anuncio, ni tampoco el precio que cobra un influencer por publicar un post en sus redes, sino que es el precio que le ha costado a un aficionado de los Boston Red Socks por presumir de entrada.

El descuidado seguidor de este equipo estadounidense de béisbol publicó una fotografía en su cuenta de Instagram en la que se podía ver su código de barras, lo que fue aprovechado para que alguien la robara y escaneara en el estadio antes de su llegada.

Robbie Johnson, que así se llama el joven, quería vivir en directo un partido de la World Series, pero al llegar a las taquillas del estadio «le informaron de que su entrada ya había sido escaneada» un par de horas antes de que él llegara al estadio.

La imagen que subió a Instagram mostraba el código de barras de la entrada así como su número identificativo, lo que pudo ser utilizado por el estafador para realizar un duplicado con el que acceder al estadio.

Este tipo de robos se producen de forma recurrente cuando alguien quiere compartir su asistencia a algún evento importante a través de redes sociales.

No obstante, solo con la publicación de una fotografía, si no se tiene el debido cuidado, se puede perder la entrada para dicha celebración, como ya ha ocurrido en situaciones anteriores, no solo con entradas, sino también con billetes de avión o premios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos