Un estreno pasado por agua | BURGOSconecta

Un estreno pasado por agua

La Procesión del Amor y la Esperanza, una de las novedades de la Semana Santa, ha finalizado sin ningún incidente, aunque los niños y la Virgen han tenido que aguantar el chaparrón

Lluvia en la Procesión del Amor y la Esperanza/CLR
Lluvia en la Procesión del Amor y la Esperanza / CLR
Cristina López Reques
CRISTINA LÓPEZ REQUESBurgos

Un estreno pasado por agua. La Procesión del Amor y la Esperanza era una de las novedades que se presentaba en la Semana Santa de este año. Y es que, hasta el momento, la ciudad no había disfrutado de ninguna procesión infantil. En esta, la primera vez, lo han hecho pasados por agua. Aunque, a pesar de ello, el público y los protagonistas, todos menores de 18 años, han resistido de principio a final.

Se acercaban las 12:30 de la mañana y, con todo preparado en el interior de la iglesia de San Gil, los susurros sobre cómo se presentaba la situación en el exterior eran continuos. El cielo estaba nublado, pero la pregunta era si la meteorología iba a respetar el estreno de la Procesión infantil. Lo hizo, sí. Pero hasta la mitad del recorrido. Primero fue la lluvia débil y, a mitad de la calle Avellanos llegaron las prisas por cubrir a la talla de la Virgen del Socorro, que data del siglo XVI. Los niños, mirando sin saber bien qué hacer, permanecían quietos viendo cómo los costaleros veteranos se apresuraban para cubrir con un plástico a la Virgen.

Y hecho esto, no había excusa para no seguir adelante. Eso sí, madres, abuelos y familiares han acompañado a sus niños bien de cerca, para ir tapándoles con un paraguas. Así, acompañados por la banda infantil de cornetas y tambores de la Sangre del Cristo de Burgos, han ido recorriendo las calles del centro de la ciudad. Las órdenes eran claras para los costaleros. Despacio y sin pisar al de delante. Y ellos han cumplido, pues con la procesión terminada queda el orgullo de que no ha habido ningún incidente. A veces les ha costado, pero los días de ensayo han hecho su efecto y todos los niños han sabido alzar a la Virgen, siempre entre aplausos del público.

La Procesión infantil del Amor y la Esperanza, organizada por la parroquia de San Gil y la Real Hermandad de la Sangre del Cristo de Burgos y Nuestra Señora de los Dolores, ha pasado la primera prueba, que no será la última.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos