Piruetas en el cielo de Burgos

La Patrulla Águila deleita a miles de burgaleses con un espectáculo aéreo único | El entorno del aeropuerto se colapsa de vehículos

El 'sacacorchos' es una de las figuras más complejas. / GIT
Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Pues sí que había ganas de ver en acción a la Patrulla Águila. Miles de personas se han acercado a última hora de la mañana de hoy para disfrutar del espectáculo que ha ofrecido la unidad del Ejército del Aire en el cielo de Burgos. Desde mediodía, el entorno del aeropuerto de Villafría se ha convertido en un tremendo trasiego de coches, motos, bicicletas y peatones que llegaban prestos para poder disfrutar de una exhibición con la que no es fácil contar.

De hecho, desde su fundación en 1985, la Patrulla Águila sólo había estado en una ocasión en Burgos, y fue la Subdelegación de Defensa la que propuso al Ayuntamiento la incorporación del espectáculo al programa de las fiestas de San Pedro y San Pablo. Una oferta sin duda irrechazable.

Ya el pasado jueves, los pilotos de la Academia del Aire ubicada en San Javier (Murcia) llegaron a la ciudad a los mandos de los siete C-101 que forman parte de la Patrulla. Tras reconocer el terreno y ensayar su número, se retiraron. Sin embargo, esos ensayos llamaron la atención de muchos, que desconocían que la unidad iba a volver este sábado a la ciudad. No en vano, el programa oficial de las fiestas no incluía referencia alguna al espectáculo ante el temor de una avalancha de público.

Y, al final, entre unos y otros, colapso total. Media hora antes de la hora de inicio del espectáculo, el entorno del aeropuerto se ha convertido en un auténtico caos circulatorio y cientos de personas se han visto obligados a aparcar sus vehículos en los arcenes de la carretera de acceso al aeródromo, en la carretera de Logroño, en caminos forestales o incluso en alguna tierra. En esa tesitura, a la Policía Local no le ha quedado más remedio que tomar cartas en el asunto y plantarse en la rotonda de acceso al aeropuerto para controlar la entrada y salida de vehículos.

Pero más allá de esa situación, la exhibición ha sido un auténtico éxito. Con cierto retraso respecto a la hora prevista y un cielo que amenazaba lluvia, los siete C-101 han hecho su entrada triunfal. Tras un par de pasadas de reconocimiento, incluida una dibujando la bandera de España con las estelas de humo, los pilotos han desplegado todo su repertorio.

Lopings, giros imposibles, vuelos invertidos, descensos en picado, vuelos a velocidad cero, tirabuzones y figuras en el aire -incluido un corazón- han hecho las delicias de grandes y pequeños. Especialmente espectacular ha sido el 'sacacorchos', una de las figuras más complicadas de realizar y que más aplausos ha arrancado.

Y tras la exhibición, tocaba la despedida. Y como quiera que Burgos está de fiesta, se ha optado por sobrevolar la ciudad de este a oeste para dibujar una vez más la bandera de España, sorprendiendo a más de uno que a esas alturas no se había enterado de la historia.

Quién sabe cuánto tardará la Patrulla Águila en sobrevolar Burgos, pero lo que está claro es que su recuerdo permanecerá durante mucho tiempo.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos