Un medinés al mando en la Antártida

El comandante Juan José Pereda encabeza un equipo de trece militares que apoya el trabajo científico en el sur de planeta

El comandante Juan José Pereda./BC
El comandante Juan José Pereda. / BC
César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

Medina de Pomar cuenta con un embajador de honor en la Antártida. La trigésimo segunda campaña antártica del Ejército de Tierra, que se está desarrollando la Base Antártica Española 'Gabriel de Castilla' de la isla Decepción (archipiélago de las Shetland del Sur), la lidera el comandante medinés Juan José Pereda.

Su misión en las frías tierras del sur del planeta, que comenzó en las pasadas Navidades y se prolongará hasta este viernes, es dar apoyo a los cuarenta científicos (no todos han ido a la vez) del Plan Nacional de Estudios Polares que se desplazan hasta la Antártida a analizar el ecosistema y el terreno. «Nuestro trabajo es hacer que ellos solo se dediquen a estudiar», comenta el comandante, que tiene a su mando a una docena de militares.

Gracias al destacamento encabezado por Pereda, los biólogos están observando los cambios en el comportamiento de los lobos marinos y de los pingüinos por culpa del calentamiento global. Los primeros, según explica el de las Merindades, están variando sus hábitos, mientras que los segundos están emigrando a zonas con más 'krill', uno de los principales alimentos de los 'pájaros bobos'.

Respeto por el medio ambiente y compromiso por la salud

La campaña antártica del Ejército de Tierra también quiere cuidar el respeto por el medio ambiente y concienciar a la sociedad para que mantenga limpio el planeta con la iniciativa 'Apadrinamiento de pingüinos'. Este programa «persigue comprometernos con el cuidado del medio ambiente, permitiendo así que el pingüino consiga sobrevivir y cuidar a los polluelos que nazcan en el continente antártico», según explican desde las Fuerzas Armadas.

Gracias a esta campaña se han apadrinado más de 120.000 pingüinos, pero también hay que destacar con las 527 aportaciones del reto '5.000 pingüinos contra el cáncer'. Con esta actividad, en la que sí se solicitaba un donativo, han logrado recaudar 8.450 euros para la Asociación Española contra el Cáncer.

En cambio, los vulcanólogos están analizando la isla Decepción, puesto que tiene origen volcánico. Además, el comandante, junto al resto del equipo militar, está colaborando en un estudio de la Universidad de Burgos (UBU) que sirve tanto al Ejército como a la institución académica. «Ellos quieren conocer las zonas volcánicas y nosotros saber lo que hay debajo de la base y cómo se comportaría ante un terremoto», explica Pereda.

Asimismo, esta delegación también está probando los avances de las telecomunicaciones en el Ejército. «Por primera vez tenemos un equipo de medicina conectado con el Hospital de la Defensa de Madrid que manda la información en tiempo real», concluye el comandante de Medina de Pomar, que está dirigiendo una expedición que, en total, consumirá 51 kilos de pasta, 66 kilos de cacao en polvo, 70 kilos de arroz, 85 kilos de café y 100 litros de aceite de oliva. También ha soportado temperaturas bajo cero, pero, en este caso, más de una persona le habrá dicho que «es de Burgos y allí hace mucho frío».