Testigos de Jehová acepta separar 8 metros el templo de las viviendas

Se ha presentado una modificación para construir el Salón del Reino 8 metros más a la izquierda que inicialmente/BC
Se ha presentado una modificación para construir el Salón del Reino 8 metros más a la izquierda que inicialmente / BC

La congregación quiere evitar la conflictividad con los vecinos y ha admitido la propuesta del Ayuntamiento de modificar el proyecto, separándolo de las viviendas

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

La congregación religiosa de los Testigos de Jehová ha presentado esta semana el modificado del estudio de detalle para la construcción del Salón del Reino (como se denominan sus lugares de culto) en el barrio de Villímar. Esta modificación recoge únicamente dos novedades, que pretenden subsanar las críticas de los vecinos del barrio que se opusieron, a pocos días de comenzar la obra, a que se construyese esta dotación.

Es por esto que el Ayuntamiento planteó a Testigos de Jehová desplazar ocho metros a la izquierda la construcción, dentro de la parcela municipal de mil metros cuadrados cedida por el propio Consistorio. La congregación ha asumido esta recomendación y, a mayores, ha reemplazado el planteamiento original de la cubierta a dos aguas, dejándola en una plana que limite la visibilidad de las viviendas próximas lo menos posible.

Además, estos cambios en el proyecto, cuando todas las licencias estaban otorgadas y la obra contratada -incluso llegaron a entrar las máquinas-, van a suponer el retraso de la construcción del templo cerca de un año y un gasto extra de unos 12.000 euros en nuevas licencias y penalización de la constructora. Si bien, la congregación está dispuesta a asumir estos costes imprevistos y ajenos a su responsabilidad por la buena convivencia con los vecinos de Villímar, según ha explicado la concejala de Urbanismo, Ana Bernabé.

Ahora bien, Bernabé espera contar con el respaldo político de buena parte de los grupos políticos municipales, concretamente del PSOE y de C’s, ya que ella misma reconoce que Imagina, siendo coherente con su argumentario político, no está a favor de ceder parcelas públicas a terceros. El asunto será tratado el martes en la Comisión de Fomento y, de darse luz verde, comenzaría a tramitarse la nueva licencia.

Al mismo tiempo, la concejala ‘popular’ espera que estas modificaciones satisfagan también a los vecinos que se oponían al proyecto y acojan esta dotación religiosa que podría llegar a dar servicio a cerca de 250 personas que profesan esta religión en la capital.

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos