El Burgos CF levanta la cabeza

El Burgos consiguió ganar a domicilio. /GIT
El Burgos consiguió ganar a domicilio. / GIT

El conjunto blanquinegro rompe su negativa dinámica venciendo por la mínima al Rápido de Bouzas, que continúa siendo colista | Un gol de Cervero en la segunda parte fue suficiente como para que el Burgos saliera de los puestos de descenso

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Un balón de oxígeno. El Burgos CF consiguió hoy sacar la cabeza del pozo en el que se había metido tras vencer por la mínima al Rápido de Bouzas en tierras viguesas. Un solitario gol de Cervero en la segunda parte fue suficiente como para ganar al colista y salvar los muebles del proyecto, al menos de momento. Y es que, con esta victoria, el Burgos CF consigue salir de los puestos de descenso, pero con 8 puntos en su casillero y demasiadas lagunas en su juego, todavía queda mucho por hacer.

0 Rápido de Bouzas

Brais; Adrián, Vitra, Iago, Cotilla; Antas, Armando (Pereira, min.70); Sánchez (Youseff, min.62), Carnero, Diz y Rodri (Edgar, min.32).

1 Burgos CF

Saizar; Julio Rico, Borda, Jaso, Cantero; Goti (Madrazo, min.65), Beobide, Undabarrerna, Annor (Aldalur, min.88); Rojano (Adrián Cruz, min.72) y Cervero.

Goles:
0-1, min.58: Cervero.
Árbitro:
Muñoz Piedra (Comité Madrileño). Mostró tarjeta amarilla a Armando por el Rápido de Bouzas y a Borda por el Burgos CF.
Incidencias:
Partido correspondiente a la octava jornada del Grupo I de la Segunda División B disputado en el estadio Baltasar Pujales de Vigo. Antes del choque se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas de la riada de Mallorca.

Afrontaba el choque el Burgos CF como si de una final se tratara. Las dudas generadas desde pretemporada se han venido ratificando desde que comenzó la competición oficial y con solo una victoria y dos empates en las primeras siete jornadas de liga, el conjunto blanquinegro estaba muy lejos de cumplir -una vez más- las expectativas generadas. De hecho, lo paupérrimo de los resultados había colocado a José Manuel Mateo entre la espada y la pared y el propio téncico navarro sabía que se jugaba algo más que tres puntos a orillas de la ría de Vigo.

En una situación muy similar se presentaba el Rápido de Bouzas. Colista, con un solo punto en su casillero y sin haber encontrado portería en lo que va de liga, el cuadro gallego era consciente de lo que se jugaba ante el Burgos.

A pesar de que Mateo advirtió en la previa que no habría cambios drásticos en su apuesta, finalmente sí que hubo alguna sorpresa, sobre todo en la línea defensiva. Y es que, Aldalur se cayó del equipo titular, cediendo su posición en el lateral derecho a Julio Rico. Ese cambio provocó una cascada de movimientos, con Jaso en el eje de la zaga y Javi Cantero en el lateral izquierdo.

Con ese plantel, el Burgos comenzó muy bien plantado sobre el césped artificial del Baltasar Pujales, aprovechando la velcoidad de Annor por la banda y la pelea de Cervero y Rojano en la punta del ataque para generar las primeras ocasiones. De hecho, entre ellos tres se fabricaron dos muy buenas oportunidades en los primeros compases, pero ni Annor ni Rojano acertaron a poner el balón entre los tres palos.

Tras ese inicio fulgurante, el Burgos CF fue perdiendo fuelle ante un Rápido de Bouzas entregado, pero algo timorato y dubitativo. El balón circulaba con rapidez de un lado al otro del campo y eso iba en detrimento del juego. En ese contexto, el cuadro gallego comenzó poco a poco a ganar metros y generar peligro sobre la portería defendida por Saizar, que en el 18 desbarató un mano a mano frente a Rodri.

Ese fue el primer aviso del Rápido, pero no el único. De hecho, a media que avanzaban los minutos, el cuadro gallego fue a más ante un Burgos CF sin ideas. Solo Rojano, con un remate en el 25 que atrapó sin problemas Brais, consiguió poner en jaque a los vigueses. Y mientras tanto, el Rápido comenzó a acumular acercamientos. En el 36, Edgar cabeceaba a las manos de Saizar y, en el 41, Iago se quedaba a las puertas del gol con un tremendo trallazo desde la frontal que se estrelló en el larguero. Ya a las puertas del descanso, Adrián también pudo abrir la lata para el Rápido culminando una buena jugada con un disparo bien atajado por Saizar.

A la vista de lo vivido en los últimos compases de la primera mitad, lo mejor que le pudo pasar al Burgos CF fue que el árbitro señalara el túnel de vestuarios. Había mucho por corregir para intentar abrir la lata de una vez por todas y los hombres de Mateo regresaron al sintético con un punto más de intensidad.

Por fin Cervero

Sin embargo, volvió a ser el Rápido el que metiera el miedo el cuerpo con sendos acercamientos de Iago y Sánchez que no encontraron portería en los primeros compases. Parecía que el guión volvería a ser trágico para el Burgos, pero entonces apareció Cervero. El asturiano apenas había tenido protagonismo desde que recaló en El Plantío, pero cuando más se le necesitaba acudió a la cita. En el 58, el punta asturiano cazaba un balón mal despejado en la frontal del área y no fallaba ante Brais, poniendo el 0-1 en el marcador y dejando encarrilado el choque.

Eso sí, todavía quedaban muchos minutos por delante y se preveía un final agónico a orillas de la ría de Vigo. Un final que, esta vez sí, el Burgos supo gestionar. Y eso que ocasiones no le faltaron al partido, sobre todo en los últimos compases, en los que el Rápido se volcó sobre la portería rival sin fortuna. El exblanquinegro Youseff, Pereira y Edgar lo intentaron hasta el final, pero la falta de puntería y el concurso de Saizar impidieron el gol local. Un gol que, eso sí, pudo llegar en el descuento con un despeje del Burgos que casi acaba en propia meta.

Con todo, el cuadro blanquinegro consiguió llevarse los tres puntos a orillas del Arlanzón. Esa es sin duda la mejor noticia para un equipo que necesitaba ganar sí o sí. Ahora, al Burgos no le queda otro remedio que ratificar el cambio de dinámica el próximo fin de semana frente al Pontevedra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos