La compra común de productos sanitarios para toda la región logra ahorrar hasta el 20%

Farmacis hospitalaria del Hospital RíoHortega de Valladolid. :: /M. Á. SANTOS
Farmacis hospitalaria del Hospital RíoHortega de Valladolid. :: / M. Á. SANTOS

Sacyl gasta 260,5 millones anuales en las adquisiciones centralizadas de fármacos y material

Ana Santiago
ANA SANTIAGOValladolid

Es casi economía doméstica. La negociación con los proveedores de los precios de material y productos sanitarios lógicamente resultará más rentable para Sacyl cuanta más cantidad a la vez compre. Y para ello, imprescindible concentrar las necesidades de compra de todos los centros sanitarios y no que, como todavía ocurre con demasiadas adquisiciones, que cada hospital demande sus productos. Al fin y al cabo, los centros asistenciales tienen en común la inmensa mayoría del consumo de fármacos y otros artículos o material. Así, la compra agregada comenzó a andar en Castilla y León en 2011 como proyecto piloto en Palencia y, desde hace tiempo, ya está extendida por toda la autonomía. Actualmente, la compra centralizada, común para las nueve provincias, logra ahorrar entre el 10% y hasta el 20% de un gasto anual –según los datos del ejercicio cerrado 2017– de 260,5 millones de euros, es decir, entre un mínimo de 28,9 millones de descuento y un máximo 65,12 millones, según las cuentas de la Consejería de Sanidad. No obstante, la Junta asegura que «es imposible el cálculo» de cuanto se ha logrado reducir los precios porque «conocemos el dato del gasto en artículos por compra centralizada;pero no lo que nos hubieran costado sin ella», señalan las mismas fuentes. Según datos del Ministerio de Sanidad, el ahorro global de toda España desde 2013 hasta la actualidad sí se conoce y ha sido de 267 millones de euros.

La Junta participa en la plataforma nacional por un montante de 37,9 millones de euros

Tras el presupuesto para personal, el de gastos corrientes en bienes y servicios es el segundo de la Consejería de Sanidad en importancia, supone el 30% y, con datos del año pasado, supuso casi cien mil millones de euros.

Para mejorar resultados, la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León impulsó la compra agregada y, para ello, desde noviembre de 2016 dispone de la misma integrada en el Servicio de Compras Sanitarias, que actúa sobre tres categorías de gasto corriente en adquisiciones globales para varios centros asistenciales. Concretamente interviene este tipo de compra en farmacia hospitalaria, es decir, la que no se dispensa a través de las oficinas de la calle; en material sanitario, con el objetivo de, mediante la agregación de consumos y homologación de productos, conseguir la reducción de precios «sin merma en la calidad de los productos suministrados», y en otros generales.

Sanidad proyecta impulsar la negociación de precios al concentrar las necesidades de implantes o prótesis de las nueve provincias

Las formas de intervención de la Central de Compras son, fundamentalmente dos, explican fuentes de Sacyl. Por una parte, actuar como único comprador seleccionando un único proveedor para toda la comunidad; así se realizó con los pañales absorbentes para personas con problemas de incontinencia en residencias y también con algunos medicamentos y, en un mayor número de ocasiones, con material sanitario, y de forma singular «ya que no es un procedimiento muy habitual, llevando a cabo una homologación, seleccionando proveedores y fijando precios máximos a través de acuerdos marco».

En la actualidad, este departamento gestiona procedimientos sobre 18 productos de material sanitario como marcapasos y desfribriladores implantables, guantes, apósitos o vendas, gases medicinales, prótesis cardíacas, jeringas o colchonería y lencería, entre otros muchos. También hay 27 fármacos adquiridos por este sistema y otros siete artículos generales como talonarios de recetas, tarjetas sanitarias, el gas natural o la leche hospitalaria.

Además de la compra agregada dentro de la comunidad y del sistema propio de Sacyl, la Junta participa en la centralización nacional aunque la cuantía es muy inferior, de algo más de 37,9 millones de ese montante global de 260,5 millones de euros anuales que suman estos procedimientos colectivos.

Con el INGESA

Así, Castilla y León participa en el marco de colaboración que impulsa el Ministerio de Sanidad a través del INGESA para la compra centralizada de determinados medicamentos y productos sanitarios como las vacunas de la gripe. En 2017, Sacyl estuvo adherida a acuerdos marco para la compra de medicamentos inmunosupresores, antivirales y Factor VIII de coagulación recombinante, además de para implantes intraoculares. Unos acuerdos que requieren, al caducar ahora, volver a activarse; a este respecto, el Gobierno central ya ha comunicado la intención de formalizar nuevos convenios ampliando los lotes y productos y rebajando precios desde la plataforma estatal.

El modelo nacional «da muestras de fatiga» por los intereses enfrentados

El Ministerio de Sanidad, a través del Consejo Interterritorial, quiere dar un nuevo impulso a las compras centralizadas nacionales y ha propuesto a las autonomías acordar la revitalización de este sistema de adquisición de productos y material sanitario. Logra, demostrado está, considerables ahorros pero por «intereses no necesariamente alineados por parte de los distintos agentes implicados», recoge el documento elaborado por el Gobierno central para potenciar este sistema agregado de compra para el impulso, se ha frenado su desarrollo. En la actualidad «está dando muestras de fatiga», añade y «muestra de este agotamiento es que, a partir de 2016, solo han podido convocarse tres expedientes d; aunque a nivel técnico estén ultimados o muy avanzados los trabajos para la adquisición de prótesis de rodilla, desfibriladores, marcapasos, medicamentos anticancerígenos y para el tratamiento de la degeneración macular, así como para inmunosupresores y antivirales», destaca.

Intereses de la industria y también de algunas comunidades reticentes a centralizar decisiones y gastos, dificultan que los expedientes para adquirir medicamentos, vacunas o material puedan englobar a todo el país y conseguir de esta forma mejores precios.

El trabajo del Ministerio hace dos propuestas a las comunidades: Potenciar la participación de las autonomías en la iniciativa de compras centralizadas del Sistema Nacional de Salud, como medida de racionalización, cohesión y eficiencia en el gasto público y, la segunda, en relación a los expedientes de revisión de precios, que se tome en consideración la circunstancia de que el medicamento esté incluido en un procedimiento de compra centralizada en vigor.

Además, el Gobierno Central cuantifica el ahorro logrado con las compras centralizadas en los últimos cinco años en 267 millones. Hace cinco años, el Ministerio de Sanidad llegó a estimar unos descuentos de entre mil y y mil quinientos millones anuales, unas cifras que nunca se lograron alcanzar».

El año pasado, además de las compras ya consolidadas a través de este sistema, Sanidad potenció la de medicamentos de uso hospitalario, resultado de una recomendación del Consejo de Cuentas de Castilla y León. Así, mientras en 2016 el porcentaje de fármacos fue del 24% (84 millones de euros), en 2017, el gasto anual correspondiente al total de medicamentos hospitalarios o hemoderivados amparados bajo este procedimiento alcanzó los 152 millones de euros, lo que supone el 42%.

Sanidad destaca que otro importante avance, especialmente en un sentido cualitativo, llevado a cabo fue la licitación del primer acuerdo marco para prótesis traumatológicas. Así, el pasado mes de enero, la Junta adjudicó, el de prótesis parciales de cadera y cementos quirúrgicos, que incluye 21 lotes que alcanzan un importe anual estimado de 2.286.636 de euros. La intención de la Central de Compras «es avanzar en la adquisición centralizada de implantes, que suponen para Sacyl un gasto total anual de más de 90 millones de euros anuales.»

La Administración sanitaria también impulsa y promueve los expedientes de contratación que, «aunque afectando a un solo centro, deben ser tramitados desde los servicios centrales por exceder su cuantía de las competencias que en este momento se encuentran delegadas, como ocurre en muchas ocasiones con los servicios de limpieza», añade la Gerencia de Salud.