Una explosión de color tras una década de trabajo

Piezas de la exposición/CLR
Piezas de la exposición / CLR

La exposición 'Artefacto Corazón. Desde el Apocalipsis a la Antropoplastia', del burgalés Fernando Arahuetes, se expone en la Sala Pedro Torrecilla, desde el 5 al 29 de abril

Cristina López Reques
CRISTINA LÓPEZ REQUESBurgos

El color como protagonista. Una explosión de tonos en cada una de las 36 obras de arte. Y el espectador se va enfrentando a ellas, cada uno «haciendo su interpretación», pues «no se trata de realismo o impresionismo», sino de «una nueva vía de trabajo». Así lo ha afirmado el burgalés Fernando Arahuetes, autor de la exposición 'Artefacto Corazón. Desde el Apocalipsis a la Antropoplastia', que se expone entre el 5 y 29 de abril en la Sala de Exposiciones Pedro Torrecilla de la Fundación Cajacírculo.

Una década de trabajo que ahora se recrea en una exposición «con sentido» y que «sirva de referencia para posteriores creaciones». De hecho, Arahuetes ha confesado que su próximo proyecto ya lo tiene en mente y ha sido «gracias a este». De momento, en esta muestra se pueden contemplar tres etapas que «no conforman una idea única», sino «la incorporación de todas las que van surgiendo».

En la primera etapa, 'Abstraccion', entre 2008 y 2012, el autor utiliza manchas planas, herméticas y con una construcción cerrada. A medida que se va avanzando por 'Apocalipsis', entre 2012 y 2015, y por Antropoplastia, entre 2015 a 2018, se puede observar como los lienzos son más ligeros, pues «se va quitando peso a las manchas, lo que permite ver más cosas», ha afirmado Arahuetes.

Uno de los aspectos que más destaca en la exposición son los lienzos circulares. Se trata de una manera que tiene el artista de «romper con la idea preconcebida de la pintura cuadrada». Estos óleos son trabajos de acuarela, «siempre una compañera» de Arahuetes.

Cerrando, 'Artefacto Corazón'. La obra de mayor dimensión y la más reciente, de 2018, en la que se recoge la idea y el sentido de la exposición. El color está trabajado, tanto su significado como el efecto físico que se quiere provocar en las personas. Durante la muestra se ve un claro recorrido, desde colores más densos a los más ligeros, de los compuestos a los primarios. Todo para que cuando el espectador se enfrente a la pieza «sienta la vibración encima».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos