Mundial francia 2019

Jorge Vilda: «No hay que confundir ilusión con favoritismo»

El seleccionador español huye marcarse objetivos, pero acalara que lo que sí puede garantizar es que «las jugadoras españolas se van a dejar la piel en cada partido»

JAVIER VARELA , ÓSCAR CHAMORRO y VIRGINIA CARRASCOMadrid

España fue la primera selección en clasificarse para el Mundial de Francia con un pleno de 8 victorias, 25 goles y solo 2 en contra, unos números que han convertido al combinado de Jorge Vilda en una de las selecciones en las que todo el mundo habla como revelación. «Lo primero que no hay que confundir es ilusión con favoritismo», avisa el seleccionador. «En ilusión yo sé que mis jugadoras ya tendrían medalla y seguramente de oro», añade.

La selección disputa su segundo Mundial y en el anterior no se ganó ningún partido, pero las expectativas que se han creado son muy altas. «Hemos visto una selección que ha competido con las mejores del mundo y eso genera unas expectativas y hay que convivir con ellas», confiesa Jorge Vilda, pero es consciente de que hay otras selecciones que por historia y calidad son superiores y mucho más favoritas que España. Y aunque la ilusión sea máxima, el seleccionador prefiere tener los pies en el suelo: «Nos hemos sacado un billete para jugar tres partidos y estamos centrados en el primero. Lo que tenga que venir, vendrá».

España no ha ganado nunca un partido en un Mundial y ya hay quien habla de qué España puede conseguir el título.

Lo primero que no hay que confundir es ilusión con favoritismo. En ilusión yo sé que mis jugadoras ya tendrían medalla y seguramente de oro, pero luego están las selecciones que tienen más opciones de ganar el Mundial. Hay otros equipos con un bagaje más amplio como Estados Unidos, Alemania, Francia o Inglaterra. Ellas si son claras candidatas al título. Lo que sí podemos garantizar es que las jugadoras españolas se van a dejar la piel en cada partido.

Entonces, ¿cuál es el objetivo real de la selección?

Seguir mejorando. Tenemos que ver el Mundial como una parte más del proceso de crecimiento de estos últimos cuatro años en los que se han conseguido cosas muy buenas. Se logró una clasificación impecable para la Eurocopa, se llegaron a los cuartos de final y luego logramos otra clasificación impecable para el Mundial. Eso ha sido responsable de que se hayan creado estas expectativas, pero hay que tener calma con esta selección porque paso a paso cada día somos y seremos mejores.

Pero es inevitable pensar que se pueden hacer grandes cosas.

Es algo que se han ganado las jugadoras por los partidos que han hecho, por las victorias que han conseguido y por los amistosos ante grandes potencias. Hemos visto una selección que ha competido con las mejores del mundo y eso genera unas expectativas con la que hay que convivir. Todo esto sólo nos estimula más para hacer las cosas bien.

España es el decimotercer equipo en el ránking FIFA y el séptimo en el ránking UEFA. Es importante tenerlo en cuenta para saber dónde estamos.

Es necesaria la labor didáctica de decir y recordar dónde estamos en el fútbol femenino español. A nivel de categorías inferiores podemos afirmar que somos de las mejores selecciones como hemos demostrado en los últimos cinco años. Eso sí, una vez que rueda el balón nos olvidamos de eso y puede pasar cualquier cosa. Nosotros estamos en el Mundial con la idea de dar sorpresas y alegrías a los españoles.

Hay que valorar haberse clasificado para el Mundial.

Que España se ha ya clasificado por segunda vez a un Mundial es una muy buena noticia. Nos hemos sacado un billete para jugar tres partidos y, de momento, estamos centrados en el primero.

¿Ve posible la clasificación para los Juegos de Tokio 2020?

Más que objetivo es un sueño. Tenemos el firme propósito de que una selección española de fútbol femenino por primera vez en la historia juegue unos Juegos Olímpicos. Además, desde pequeño el sueño que tengo, como cualquier deportista, es poder estar en una cita olímpica. Sería lo máximo.

En este Mundial habrá VAR. ¿Qué importancia tiene la estrategia en una cita como el Mundial?

Es algo muy importante a lo que le damos mucha importancia. En torno al 20 o 25 por ciento de los goles se han marcado a balón parado. Si nos remontamos al último mundial de Rusia, al masculino, la cifra ha aumentado un 40 por ciento y en eso tiene algo que ver el VAR. Y como el VAR se va a implementar en el Mundial femenino, creo que va a ser algo determinante.

El hecho de que para este Mundial la selección tenga equipación propia ha sido una demostración más del crecimiento.

Sí, las estrenamos ante Brasil e Inglaterra y ellas están contentas. Son las principales protagonistas y las que se tienen que sentir bien. Verlas impacta por lo bien que les queda y lo bonita que es. Si queremos crear referentes, tenemos que conocer a las jugadoras.

El hashtag que se ha utilizado para el Mundial por parte de la federación es #JugarLucharYGanar ¿Qué significa para usted?

Lo primero que se me pasa por la cabeza es ese momento antes de los partidos cuando hacemos ese grito de guerra las jugadoras, el cuerpo técnico y el resto de compañeros que forman el equipo. Son los momentos más emotivos, donde se sueltan los últimos nervios y es el final de nuestro lema y grito de guerra. Tenemos una forma de jugar al fútbol que es reconocible en todo el mundo. Luchamos y saltamos al campo a ganar… Nos hace salir al ciento por ciento a los partidos.

¿Se imagina a España siendo la referencia mundial?

Por su puesto. Desde que entramos a trabajar en la Federación se tiene ese objetivo y día a día intentamos hacer a la selección mejor y nuestro objetivo es meternos entre las mejores. Las jugadoras tienen mucha calidad, España tiene grandes jugadoras y ahora lo que nos hace falta es demostrarlo en el Mundial, el mayor escaparate del fútbol femenino.

Para alcanzar la cima España debe proponerse tener la mejor Liga de Europa.

Se está trabajando en ello. La Federación y todas las instituciones trabajan para que las jugadoras tengan la mejor liga del mundo. De momento estamos lejos, pero no sólo estamos trabajando en tener la mejor liga, sino también en aumentar el número de licencias. La Federación quiere ser la que tenga el mayor número de licencias federativas en el deporte femenino dentro de unos años. Ahora mismo el baloncesto casi nos duplica, pero con el proyecto que hay y los grandes profesionales que están detrás, seguro que se consigue.