Liga de Campeones

Sin Messi, un Barça más solidario de cara al clásico

Leo Messi, en la grada del Camp Nou viendo el Barcelona-Inter. /Afp
Leo Messi, en la grada del Camp Nou viendo el Barcelona-Inter. / Afp

El 2-0 ante el Inter reforzó la conciencia grupal y animó a cada jugador a asumir su responsabilidad para hacer más fuerte al colectivo

P. RÍOSBarcelona

Ernesto Valverde pidió a sus jugadores dar un paso al frente ante el Inter para compensar la baja de Leo Messi y todos le obedecieron con la mejor actitud, concentración y asumiendo la responsabilidad de imponerse a su par en cada demarcación. El 2-0 fue el reflejo del partido más completo del FC Barcelona esta temporada, sin la magia del mejor jugador del mundo ni la holgura en el marcador que facilita su presencia, pero concediendo muy pocas ocasiones y manteniendo la portería imbatida tras muchos partidos encajando.

 Una conclusión que se puede extraer es que bajo el escudo de Messi existe la tentación de relajarse pensando que el capitán ya resolverá si el partido se complica. Y suele ser así. Pero sin el '10' aumenta la conciencia de que el fútbol es un deporte de equipo, un concepto básico pero que a veces se olvida. También crece la motivación grupal para demostrar que se puede ganar sin Messi. Y si, además, Leo está animando en la primera fila tras el banquillo, con el brazo en cabestrillo y su hijo Thiago al lado, la sensación de vestuario unido es total.

Más información

Hasta Rafinha aprobó con un excelente el papel más difícil: suplir a Messi jugando además en su misma zona. La comparación, lógicamente, la tenía perdida de antemano. Su mérito fue aportar sus virtudes: control, potencia, ayudas defensivas, buena salida del uno contra uno y llegada. Así marcó el primer gol tras asistencia de Luis Suárez. Apunta a titular el domingo en el clásico del Camp Nou ante el Madrid por delante de Ousmane Dembélé, que paga con el banquillo sus ausencias mentales.

Arthur se ha ganado al Camp Nou por su interpretación del juego y capacidad de asociarse con Sergio Busquets.

Curiosamente, Ernesto Valverde se llevó la primera reprimenda de la afición en un día complicado en el que acertó en casi todo. Arthur se ha ganado al Camp Nou por su interpretación del juego y capacidad de asociarse con Sergio Busquets. Las similitudes con Xavi son evidentes, aunque el brasileño es muy joven todavía. El técnico decidió cambiarle a diez minutos del final, todavía con 1-0, para dar entrada a Arturo Vidal, más defensivo. Y los seguidores silbaron el cambio de forma mayoritaria antes de ovacionar a Arthur. Incluso esa apuesta le salió bien a Valverde, pues el chileno, protestado en su salida, participó con robos de balón y una doble pared en el 2-0 de Jordi Alba.

La imagen ofrecida de forma coral es la mejor noticia de cara al pulso ante el Real Madrid. No sólo no se añoró demasiado a Messi, tampoco se echó en falta a Samuel Umtiti o Thomas Vermaelen, los otros dos lesionados, porque Clément Lenglet rindió a un gran nivel al lado de Gerard Piqué. El 9 de 9 puntos casi certifica el pase a octavos de final de la Liga de Campeones, el mejor empujón para afrontar el clásico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos