Pretemporada

El Sevilla se prepara para competir en Europa

Castillo y Amadou durante el partido/EFE
Castillo y Amadou durante el partido / EFE

El conjunto de Pablo Machín mostró sus carencias ante un Benfica que necesitó muy poco para conseguir la victoria

COLPISA / AFP

El Sevilla perdió por 0-1 su amistoso de esta tarde contra el Benfica portugués, en el estadio Letzigrund de Zúrich. Un partido que sirvió como ensayo general para el debut en la ida de la 2º ronda previa de la Europa League, el jueves que viene ante el Upjest húngaro.

Durante toda la primera mitad, el conjunto del recién estrenado Pablo Machín consiguió mantener el empate. Sin embargo, ya en la segunda, el benfiquista Castillo castigó de la peor manera al conjunto sevillista. Un gol que acentuó las carencias de los de Nervión, que a pesar de haber alineado a un equipo que se podía considerar titular, no se encontró a sí mismo dentro del terreno de juego. La fragilidad en el balón parado en campo propio y la poca contundencia en terreno rival pasaron muy mala factura al equipo sevillano.

Lo más reseñable de partido fue la buena disposición del francés Amadou -uno de los pocos fichajes que ha realizado el club a estas alturas-. El camerunés jugó todo el encuentro y puede ser uno de los bastiones en los que se refugie el equipo durante la próxima campaña.

Con la cabeza alta a pesar de la derrota llegará el Sevilla a su duelo el jueves ante el Ujpest de Budapest. El Ramón Sánchez Pizjuán será testigo de un choque en el que el conjunto hispalense querrá redimirse -ante un rival, a priori, con menor potencial- de esta dolorosa derrota. Sin embargo, su principal hándicap serán las ausencias de Kjaer y Mercado, todavía de vacaciones por el Mundial. Pablo Machín podrá competir con un equipo más completo para la vuelta. La cita, el 2 de agosto en el estadio Ferenc Szusza.

El Valencia si encuentra el camino

El conjunto de Marcelino abrió su calendario de partidos de pretemporada con una victoria por 2-1 ante el Galatasaray turco en un duelo típico de esta época, con dos onces prácticamente distintos en cada tiempo y en el que se mostró, en líneas generales, superior a su rival. Vieron portería el portugués Rubén Vezo y ya en la segunda parte, el lateral Toni Lato.

En el tramo final del partido, aunque el Valencia siguió buscando la portería rival, bajó ligeramente el ritmo y fue el Galatasaray el que se mostró algo más ambicioso, buscando un empate que no llegó ante un rival que acusaba la alta intensidad de sus dos primeras semanas de trabajo.

 

Fotos

Vídeos