Bruselas impide la fusión de los gigantes ferroviarios Alstom y Siemens

Sede de Alstom en Belfort, Francia. /Reuters
Sede de Alstom en Belfort, Francia. / Reuters

Considera que la nueva empresa perjudicaría la competencia en la fabricación de sistemas de señalización y trenes de alta velocidad

SALVADOR ARROYOCorresponsal en Bruselas

Bruselas ha rechazado este miércoles la fusión de la francesa Alstom y la alemana Siemens, el germen de un gigante ferroviario europeo que iba a convertirse en el segundo fabricante mundial de trenes y equipamiento para redes de alta velocidad por detrás del coloso chino CRRC. El veto ha causado malestar en los gobiernos francés y alemán, que en los últimos meses han intensificado sus presiones al Ejecutivo comunitario, exigiendo un cambio de la políticas antimonopolio que rigen en la UE y que lastran a las empresas europeas frente a la feroz competencia de las chinas o norteamericanas.

El ministro galo, Bruno Le Maire, ha calificado esa decisión de «un error que servirá los intereses económicos e industriales de China». Lo ha dicho apenas unas horas antes de que la comisaria europea de la Competencia, Margrete Vestager confirmara oficialmente el 'no' a este matrimonio empresarial. ¿El argumento principal? La fusión habría perjudicado la competencia en los mercados de sistemas de señalización ferroviaria y trenes de muy alta velocidad (que operan a 300 o más kilómetros por hora). Unos reparos que ya se trasladaron a sus sedes meses atrás. Las dos compañías no han ofrecido argumentos suficientes para invalidar «estas preocupaciones», ha asegurado Vestager.

«Millones de pasajeros en toda Europa confían cada día en trenes modernos y seguros. Siemens y Alstom son líderes en la industria ferroviaria. Esta fusión hubiera tenido como resultado precios más altos para los sistemas de señalización que mantienen seguros a los pasajeros y para las próximas generaciones de trenes de muy alta velocidad», ha subrayado la danesa, quien ha explicado que la decisión final es resultado de una intensa nvestigación realizada por la Comisión Europea.

Los equipos de transporte y las actividades de servicio de Siemens y Alstom hubieran derivado en una nueva compañía totalmente controlada por Siemens. Un consorcio que reuníría los dos mayores proveedores de diversos tipos de sistemas de señalización ferroviaria y de material rodante en Europa. Y que habría «reducido significativamente la competencia en estas dos áreas, privando a los clientes, incluidos los operadores de trenes y los administradores de infraestructura ferroviaria de una selección de proveedores y productos».

Durante la investigación, la Comisión recibió varias quejas de clientes, competidores, asociaciones de la industria y sindicatos. También, comentarios negativos de varias Autoridades Nacionales de Competencia de la UE. Contactos en los que existió un mínimo común denominador: la fusión dañaría «significativamente la competencia y reduciría la innovación en los sistemas de señalización y el material rodante» lo que llevaría a la «exclusión de competidores más pequeños y a precios más altos y menos opciones para los clientes».

Y dado que las partes no estaban dispuestas a ofrecer soluciones adecuadas para abordar estas preocupaciones, se ha remarcado desde la Comisión, la opción ha sido bloquear la fusión para «proteger la competencia en la industria ferroviaria europea».

La compañía francesa Alstom y la alemana Siemens suscribieron el protocolo de fusión el 26 de septiembre de 2017. La maniobra sentaba las bases de una gran compañía ferroviaria con un volumen de negocios de 15.300 millones de euros. Un protocolo que acuerdo permitía «combinar las actividades de movilidad de Siemens, que incluyen su sección de tracción ferroviaria, con Alstom», señalaron en un comunicado conjunto.

Siemens pasaba a controlar el 50 % de las acciones de la nueva empresa fusionada, según la información de las dos compañías. Un matrimonio «en igualdad de condiciones» que dio el siguiente paso el 8 de junio de 2018, cuando presentó la solicitud de autorización de la Comisión Europea para convertirse en uno de los líderes mundiales en el sector del transporte.

 

Fotos

Vídeos