Macri afronta la recta final de la legislatura en su nivel más bajo de popularidad

Miles de personas marchan en protesta contra el Gobierno del presidente de Argentina, Mauricio Macri. /Efe
Miles de personas marchan en protesta contra el Gobierno del presidente de Argentina, Mauricio Macri. / Efe

Los sondeos dan como favorita a Fernández en las elecciones de octubre y crean dudas sobre la conveniencia de que el presidente argentino se presente a la reelección

MARCELA VALENTEBuenos Aires (Argentina)

Con la economía sumida en una profunda recesión, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, inauguró este viernes el nuevo período de sesiones ordinarias del Congreso. En su discurso ante senadores y diputados, reconoció las dificultades que atraviesa su Gobierno y pretendió destacar algunos logros. No lo consiguió y fue insultado por la oposición. La reanudación tras el receso estival se realizó en un clima de fuerte tensión. Afuera, un extenso vallado y una fuerte custodia policial impidieron que los manifestantes se acercaran al Parlamento.

Macri habló de «problemas estructurales de décadas» y admitió que la crisis financiera de 2018 planteó «nuevos desafíos». «Estamos construyendo cimientos muy profundos», se justificó. El discurso coincidió con un momento de severa crisis. Tras un virtual cese de pagos y una devaluación, en 2018 el Ejecutivo debió acudir a un millonario rescate del FMI. La deuda se cuadruplicó, el PIB cayó 2,6%, la pobreza y el desempleo se han incrementado, el consumo cayó abruptamente y a diario se producen cierres de empresas y comercios.

«Muchos pensarán: 'yo estoy peor que hace unos años, todo me cuesta más' y algunos me van a recordar que el año pasado aquí mismo dije que lo peor ya había pasado», admitió el presidente. Pero explicó el malestar en la promesa de que «Argentina está mejor parada que en 2015», una de las frases más abucheadas por los legisladores críticos. Los gritos obligaron varias veces a la vicepresidenta, Gabriela Michetti, a pedir silencio y respeto. «El insulto no habla de mí, habla de ustedes», les respondió Macri, quien aclaró también más de una vez que él estaba sentado allí «por el voto de la gente».

Inflación galopante

Lanzado a la carrera presidencial por la reelección en octubre, Macri ve cómo paulatinamente su imagen cae en los sondeos a medida que se agudiza la recesión. Si las urnas se abrieran hoy quedaría segundo, por debajo de la senadora y expresidenta Cristina Fernández, que este viernes se ausentó de la Cámara durante el discurso.

La pérdida de popularidad de Macri ha empujado a sus aliados políticos a especular con buscar otros candidatos para las primarias conservadoras. Inclusive se especula con la posibilidad de que el presidente no se postule si sus niveles de aprobación siguen cayendo. Actualmente, los sondeos señalan que tiene 25% de respaldos y que un 64% no cree que pueda solucionar los problemas que sufre Argentina.

Entre los temas que más golpean a la población está la inflación, que llegó a casi el 50% en 2018 y sigue incrementándose en lo que va de 2019, sobre todo en artículos básicos de consumo como alimentos, transporte, combustible y servicios públicos. Frente a ello, el salario experimentó un 18% de perdida de su poder adquisitivo.