Redescubrir como un pájaro uno de los lugares más refrescantes de Burgos

Raúl Villata invita a un viaje por las alturas del Cañón del Ebro, Pozo Azul, Orbaneja del Castillo y Poza de la Sal a través de la grabación de su dron

Los cañones del Ebro vistos desde el mirador de Pesquera de Ebro. / Javier Prieto Gallego
Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Son 3 minutos y 12 segundos en los que predomina el verde y el marrón. El verde de la vegetación, dueña y señora del norte burgalés. El marrón de las tierras, de las rocas que enmarcan el Cañón del Ebro y las casas burgalesas. Son 3 minutos y 12 segundos de vídeo que permiten redescubrir el Cañón del Ebro a vista de dron, experimentando lo que un pájaro ve cuando sobrevuela una de las zonas más refrescantes de la provincia.

Raúl Villalta, desde su canal de YouTube Volando Dron, nos ofrece esta experiencia. En el canal se pueden descubrir otros lugares del mundo, también a vista de pájaro.

El recorrido por tierras burgalesas parte de Pozo Azul, un manantial de agua ubicado en la localidad burgalesa de Covanera, al sur de la cordillera Cantábrica. Sigue la vista por Orbaneja del Castillo, el pueblo con banda sonora propia, el sonido de ese torrente de agua que atraviesa el pueblo y concluye en una espectacular cascada. El dron sigue su viaje hasta finalizar su recorrido en el castillo de Poza de la Sal, en la Bureba. El Castillo de los Rojos se encuentra en la cima de un macizo rocoso, aislado, de una verticalidad tal que lo hace casi inaccesible y no permitió otro acceso que peldaños tallados en la propia roca.

El Cañón del Ebro ofrece una hilera de hoces talladas por este río. Por el entorno, pintorescos pueblos de piedras, cuevas cargadas de leyenda, una valiosa fauna y una señorial vegetación. A su paso por Burgos, el río Ebro talló los páramos calcáreos de La Lora en una brecha de 200 kilómetros de profundidad.

Riberas escarpadas, meandros son aquí laberintos. Encinas, nogales, hayas y robles crecen en su ribera, la vegetación es, en el límite burgalés con la cordillera Cantábrica, la dueña y señora.

Encontramos en este recorrido Pozo Azul, una especie de pequeña laguna de un intenso color turquesa. En realidad es una surgencia del río que no tiene fin. El ser humano ha llegado a contabilizar 13 kilómetros de longitud pero la cueva aún continúa. Se trata de una de las galerías subacuáticas más interesantes de Europa.

Además de naturaleza, el Cañón del Ebro ofrece bellos pueblos como Pesquera del Ebro, con sus casas blasonadas y antiguos palacios; Cortiguera, que inspiró a Miguel Delibres para su obra 'El disputado voto del señor Cayo' o Valdelateja, donde Ebro y Rudrón se unen.