El Ayuntamiento se compromete a mejorar la accesibilidad para las personas sordas

La propuesta fue defendida por Eva de Ara, de Imagina/PCR
La propuesta fue defendida por Eva de Ara, de Imagina / PCR

El Pleno da luz verde con los vostos de la oposición a una propuesta de Imagina destinada a facilitar el acceso de las personas sordas a la administración

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Mejorar las condiciones de vida de las personas sordas. Ese es el espíritu de la propuesta aprobada ayer por el Pleno municipal a iniciativa de Imagina Burgos, que elevó a debate una moción mediante la que buscaba el compromiso municipaol de mejorar la accesibilidad de las personas sordas a la administración.

Para ello, la formación multicolor puso sobre la mesa varias medidas concretas, como la presencia de intérpretes de lengua de signos en las sesiones plenarias, activar un servicio de subtítulos para las retransmisiones de dichas sesiones, revisar las partidas presupuestarias y los convenios, la instalación de bucles magnéticos en todos los puntos informativos de las dependencias municipales y sendas instancias a las administraciones superiores para trabajar en la misma línea. Y es que, tal y como recordó la concejala socialista Mari Mar Arnaíz, el Gobierno aún no ha desarrollado el reglamento vinculado a la última legislación.

Así, todos los grupos coincidieron en que se ha de profundizar en este ámbito. Eso sí, con matices, como los que llevaron al PP a abstenerse en la votación. Una abstención justificada por la concejala de Servicios Sociales, Gema Conde, en el hecho de que el Ayuntamiento ya está trabajando en esta línea. No en vano, recordó, el Consistorio tiene vigentes dos convenios con sendas asociaciones del área que suponen un aportación municipal de 100.000 euros. Con ese dinero, aseguró Conde, ambas asociaciones pueden adaptar sus propios servicios de intérpretes bajo demanda de sus asociados.

Además, subrayó, la aprobación de la propuesta puede generar problemas a futuro, ya que supone una «discriminación positiva» frente al resto de asociaciones vinculadas a personas con discapacidad y diversidad funcional, que también tienen necesidades, y muchas. El problema, como siempre, es que no se puede atender a todas, aseguró. «No se pueden matar moscas a cañonazos», añadió al tiempo que reiteraba que su grupo es más «partidario de mantener una visión generalizada» de las necesidades de todos los colectivos que atender una a una.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos