La complejidad del proyecto del Mercado Norte retrasará el inicio de las obras hasta 2020

El Mercado Norte será derruido para construir uno nuevo/Gabriel de la Iglesia
El Mercado Norte será derruido para construir uno nuevo / Gabriel de la Iglesia

Aunque se han iniciado los trámites para construir un nuevo mercado, los numerosos informes y estudios a realizar antes de iniciar su construcción dilatarán el proyecto

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

El nuevo Mercado Norte no será una realidad hasta pasado 2020. La complejidad del proyecto, que debe contemplar su derribo y nueva construcción, al tiempo que ofrece una alternativa provisional a los concesionarios, exigirá tanta documentación previa que no será hasta 2020 cuando se pueda licitar la obra de ejecución. Durante la Comisión de Comercio, celebrada esta mañana, los técnicos municipales han calculado que será necesario ofrecer 15 meses de plazo al estudio de arquitectura que resulte ganador del concurso para que pueda realizar todos los estudios e informes pertinentes.

Con el fin de ser garantistas, los técnicos han explicado que antes de la licitación de la obra es necesario que los autores del proyecto realicen estudios arqueológicos, de mercado, de detalle, de demolición, de construcción de un mercado provisional, de reurbanización del entorno y de construcción del nuevo Mercado Norte. Con todos estos pasos previos, no será hasta marzo de 2020 cuando se pueda licitar la obra por un montante que rondará los 12 millones de euros, según ha estimado Daniel de la Rosa, portavoz del PSOE en el Ayuntamiento.

Pero antes de todo eso, deberá convocarse un concurso de proyectos. Con un presupuesto de 400.000 euros, el Ayuntamiento recibirá propuestas en un plazo máximo de dos meses y medio, porque antes del 31 de diciembre deberá haberse contratado. Además, la Comisión de Comercio ha establecido premios de 10.000, 5.000 y 2.000 euros, respectivamente, para los tres mejores proyectos. De esta manera, el Ayuntamiento busca incentivar la redacción de proyectos.

El documento deberá ofrecer una solución basada en la construcción de un aparcamiento subterráneo y otro exterior, una planta -1 en la que albergar un supermercado, una planta 0 para acoger 60 puestos de venta, una cafetería y algunos otros espacios comunes, finalmente, en la planta primera destinada al equipamiento público.

Una solución provisional

Así las cosas, los concesionarios deberán pasar un periodo transitorio en una instalación provisional, que se habilitará durante el derribo y construcción del nuevo edificio. Esta instalación, que se asemejará a la que ya utilizaron en su día los comerciantes del Mercado Sur durante su rehabilitación, deberá ofrecer servicios básicos para el desempeño de la actividad de una treintena de ellos.

Será un paso intermedio a la reconstrucción y deberá ofrecer plenas garantías hasta la inauguración del nuevo mercado, por lo que alrededor de un millón de euros podrían ir destinados a esa dotación de carácter provisional.

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos