Podemos exige paralizar el derribo de la fachada del antiguo colegio Niños Jesús

Los trabajos comenzaron el pasado lunes. /BC
Los trabajos comenzaron el pasado lunes. / BC

Salinero denuncia que la empresa comenzó a derribarlo un día antes de que lo notificara formalmente al Ayuntamiento | Señala directamente a Lacalle

AYTHAMI PÉREZ MIGUEL y GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El concejal no adscrito vinculado a Podemos, Raúl Salinero, ha reclamado hoy la paralización inmediata del derribo de la fachada del antiguo colegio Niño Jesús, que comenzó a ejecutarse el pasado lunes. Y es que, según ha denunciado el edil, la empresa promotora de las obras ha tomado la decisión de manera «unilateral» y sin consultar antes con el Ayuntamiento. De hecho, Salinero ha criticado que los trabajos de derribo comenzaran el lunes, pero no fue hasta ayer martes cuando la empresa notificó formalmente dichos trabajos.

En este sentido, el edil ha recordado que dicha fachada no debería haberse tocado. Ese es el acuerdo que se alcanzó tiempo atrás por parte de los diferentes grupos políticos, que promovieron una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) destinada a proteger el aspecto de un complejo educativo histórico en la ciudad.

Básicamente, dicha modificación cerraba la puerta a la posibilidad de levantar en el céntrico solar un edificio de ocho plantas y circunscribía toda promoción de viviendas al mantenimiento de los volúmenes (incluidas fachas) de los diferentes edificios que formaban parte del colegio antes de que la congregación de religiosas que lo gestionaba lo trasladara a la zona de Parralillos años atrás.

Sin embargo, a pesar de esa protección especial, lo cierto es que la empresa que está ejecutando la promoción de viviendas ha comenzado a derribar la fachada alegando riesgo de derrumbe ocasionado por la construcción de un aparcamiento subterráneo. Una justificación que desde Podemos no aceptan.

Y es que, según ha recordado Salinero, la empresa presentó en septiembre de 2018 una modificación del proyecto encaminada a demoler esta misma fachada porque su mantenimiento «no era viable económicamente». Dicha modificación del proyecto no fue aceptada por el Ayuntamiento y ahora, sin embargo, se está llevando a cabo, ha señalado el edil.

«Estamos perdiendo una parte de nuestro patrimonio fundamental», ha asegurado Salinero al tiempo que responsabilizaa del asunto al alcalde, Javier Lacalle, que «de forma sibilina ha conseguido que se tire el edificio en su totalidad para beneficiar a las grandes constructoras».