El Servicio de Teleasistencia alcanzó en 2017 su cifra más alta con 1.284 usuarios

Servicio de Teleasistencia domiciliaria/ANTONIO QUINTERO
Servicio de Teleasistencia domiciliaria / ANTONIO QUINTERO

Durante 2017 se tramitaron 363 solicitudes, lo que supone un incremento del 10% con respecto al año anterior y una «constante demanda» del servicio

Cristina López Reques
CRISTINA LÓPEZ REQUESBurgos

Nuevo incremento en el número en las solicitudes al Servicio de Teleasistencia (TAD) del Ayuntamiento de Burgos. Durante 2017 se han tramitado 363 solicitudes, lo que indica un 10% más que las registradas en el ejercicio anterior, según ha informado Gema Conde, concejala de Servicios Sociales. Durante algún momento del año han figurado un total de 1.284 personas como usuarias de este servicio. De esta manera y debido a la tendencia ascendente de los últimos años, se ha alcanzado la cifra más alta de la serie histórica.

A lo largo del año se han incorporado 304 nuevos usuarios al TAD, de los cuales, 245 se corresponden con titulares y 59 con beneficiarios. Otra de las variaciones que se han producido en el servicio es el número de bajas, 179, correspondientes a diversas causas. En la mayoría de los casos se ha debido a el fallecimiento, seguido del ingreso en centros residenciales para personas mayores.

Otro de los datos que se destacan en la memoria de 2017 es la distribución de los usuarios por sexo. De esta manera, cuatro de cada cinco titulares son mujeres, lo que se corresponde a 775, frente a los 173 hombres. También es significativa la mayoritaria presencia de personas mayores de 80 años. Este grupo constituye el 86,8% del total.

A día de hoy, la gestión del TAD ha salido a licitación, por un periodo de un año, prorrogable a otro, ha informado Conde. Además, el Consistorio está a la espera de que la Junta de Castilla y León defina nuevos criterios en relación al servicio. Los pliegos resultantes seguirían dos líneas. La primera, un paquete básico de teleasistencia, es decir, los servicios que actualmente ya se ofrecen, y, por otra parte, una teleasistencia avanzada. En esta ultima línea es en la que «quiere continuar al Ayuntamiento», ha afirmado la concejala, pues es un «sistema más completo e integral». Con ello se ofrecerían nuevas posibilidades, como sensores de movimiento y caídas, detectores de gas y humo, geolocalización o la atención a los cónyuges si se produjera el fallecimiento del otro.

El coste total del servicio es de 109.000 euros, de los cuales, 86.400 lo aportan los usuarios y, el resto, entre la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Burgos (7.931 euros), a través del Acuerdo Marco de cofinanciación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos