Las solicitudes de comida a domicilio se incrementaron un 30% durante 2017

Servicio de comida a domicilio/Fran Jiménez / El Norte de Castilla
Servicio de comida a domicilio / Fran Jiménez / El Norte de Castilla

El Ayuntamiento distribuyó el año pasado un total de 55.584 comidas, lo que supone 6.786 más que durante 2016

Cristina López Reques
CRISTINA LÓPEZ REQUESBurgos

El servicio de Comida a Domicilio del Ayuntamiento sigue sumando usuarios. Durante el pasado año se presentaron 96 solicitudes de alta, lo que supone un 30% más que en el año 2016. Es un servicio «con una alta demanda y, además, creciente», ha señalado Gema Conde, concejala de Servicios Sociales. Este programa está orientado, fundamentalmente, a la permanencia de las personas mayores en su vivienda, además de proporcionar la alimentación.

Durante los doces meses, el servicio ha ofrecido un total de 55.584 comidas. Esta cifra supone 6.786 menús más que en 2016. En cuanto a los usuarios que se benefician del programa, el 85% son personas mayores y el 14% personas con discapacidad. Conde ha querido resaltar el sobreenvejecimiento de las personas que lo solicitan, pues en un 24% son mayores de 90 años. En cuanto a la variable de sexo, el servicio es «bastante igualitario», ha informado Conde, respecto a la demanda. En este sentido, el 54% son mujeres y el 45% hombres.

En 2017 se produjeron 60 bajas en el servicio. En cuanto a los motivos, se mantiene el primer lugar el fallecimiento y, en segundo, el ingreso en un centro o residencia de mayores. A pesar de ello, a final de año, 272 usuarios se encontraban dentro del programa. Además, la concejala ha señalado que, actualmente, no hay lista de espera, siendo de entre tres a diez días la espera media para iniciar el servicio.

El servicio de Comida a Domicilio incluye el traslado de la comida y, si fuera necesario, regímenes alimenticios especiales. Por ello, a lo largo de 2017 se han distribuido 10 tipos diferentes de menús. Predominan los que incluyen alimentos de dieta normal, en un 48,5%, seguidos por los menús hiposódicos, en un 29%, y los especiales para diabéticos, en un 14,3%. También se han atendido situaciones puntuales, como menús específicos para alergias alimentarias.

El coste de este servicio es de 200.00 euros. El 30% está cubierto con las aportaciones de los usuarios, es decir, 88.800 euros del total. Por su parte, la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Burgos lo cofinancian dentro del Acuerdo Marco, con 180.142 y 20.015 euros, respectivamente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos