Los bonsáis, listos en sus macetas para ser contemplados

Personas contemplan bonsáis de la exposición/CLR
Personas contemplan bonsáis de la exposición / CLR

El Monasterio de San Juan acoge hasta el próximo sábado la 32º exposición de bonsáis, en la que hay ejemplares desde los dos a los 300 años

Cristina López Reques
CRISTINA LÓPEZ REQUESBurgos

Desde los dos años a los 300. De pocos centímetros a alguno de medio metro. Ni el tamaño, ni la edad, ni la forma, ni el color importa en la exposición de bonsáis que, por 32 veces, organiza la Asociación Cultural de Bonsáis de Burgos y que hasta el próximo domingo se puede visitar en el Monasterio de San Juan. La única condición es que cada árbol esté dentro de una maceta, porque esa es la definición de bonsái, tal y como ha explicado Roberto García, el presidente.

Medio centenar de bonsáis y cada uno es singular, tiene la esencia que le ha dado su dueño durante todos los años que lo ha cuidado. Tampoco hay un tiempo establecido para permanecer observando los árboles, pues como confiesa García, es fácil quedarse horas y horas delante sin darse cuenta. El motivo es considerarlo una filosofía de vida. «Cuando en octubre hay que alambrar, se está dotando al bonsái con un patrón de espíritu». A la vez, él, «con su forma de crecer, está influyendo en el diseño artístico del dueño».

La exposición tampoco sigue un orden. No están colocados por especie o similitudes. Simplemente se sigue el criterio de la estética, aunque hay que tener en cuenta que «está interiorizada». El presidente ha explicado que se tiene en cuenta aspectos tales como las normas zen o el segmento áureo. «Te planteas un espacio y vas imaginando volúmenes», ha afirmado. Aunque, a pesar de ello, los bonsáis «son más que una estética, es un ser vivo y se comparte vida con él».

29º Concurso de Bonsái

Los dueños de los bonsáis son los propios socios de la Asociación. Y, además, Todo el que haya querido participar en la exposición también lo ha hecho en el concurso que se celebra paralelamente. El ganador saldrá elegido por dos votaciones. En primer lugar, cada persona que acude puede depositar una papeleta al salir marcando cuál es su bonsái elegido.

Por otra parte, los integrantes de la Asociación también asignarán una puntuación – del 1 al 10 – siguiendo criterios más técnicos. En este sentido, se tendrá en cuenta la proporción de la maceta con el árbol, el grosor, las capas de verde, como toma contacto con la tierra, si tiene una raíz extendida o la distribución de los espacios de verde y vacío, un aspecto «muy importante en un bonsái», tal y como ha explicado el presidente.

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos