El Círculo clama contra la «maniobra de última hora» de la Fundación Cajacírculo

Sede la Fundación Cajacírculo/PCR
Sede la Fundación Cajacírculo / PCR

La entidad ha modificado sus estatutos para incoporar un noveno patrono y alterar el equilibrio de poder

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Cuando parecía que el Círculo Católico de Obreros iba a poder «recuperar el control» de la Fundación Bancaria Cajacírculo, a través de la renovación de sus patronos, esta última ha realizado una «maniobra» para alterar el equilibrio de poder en el Patronato. Al menos así lo entienden en el Círculo Católico, tras la modificación de estatutos que supone incrementar el número de patronos de ocho a nueve, rompiendo con el equilibrio de poder existente.

Hasta ahora, el Patronato constaba de cuatro miembros nombrados por el Círculo Católico, otro por las Cortes de Castilla y León y un sexto por un ayuntamiento en el que la fundación presta algún tipo de servicio. Esos seis patronos eran los encargados de seleccionar al miembro séptimo, una persona de prestigio profesional y con arraigo social en Burgos, y al octavo, un profesional con conocimientos en materia financiera.

Más información

Sin embargo, con la reciente modificación de estatutos se incorpora un noveno, para cuya cobertura la Fundación Cajacírculo ha sacado una convocatoria. Se busca una persona con conocimientos y experiencia en materia financiera, y los candidatos podrán presentar su oferta hasta el 13 de marzo. La decisión ha sido calificada por el Círculo Católico de «maniobra de última hora para evitar que el Círculo recupere el control de la fundación», pues se produce a poco más de 10 días de la fecha tope para la renovación del Patronato.

Una renovación que iba a permitir al Círculo retomar el control de la fundación, retirando a Luis Conde, Luis Alfonso Manero y José Manuel López-Gómez, para nombrar cuatro patronos de su confianza José Manuel Alonso, José Daura, Emilio de Domingo y Rodrigo Saiz. En el Círculo Católico reconocen que la Fundación Cajacírculo puede modificar sus estatutos, pero la acción reciente podría tildarse de «fraude de ley», pues se hace con un objetivo mun concreto.

Otras alternativos

La justificación parece ser que el Patronato debe adaptarse a una normativa de 2015, por la que se establece que una quinta parte de los miembros deben ser expertos en materia financiera. En los ocho miembros actuales solo había uno, así que se incumplía la normativa. No obstante, el Círculo Católico insiste en que había otras muchas soluciones, como reducir el número de patronos o incrementarlo en dos, para mantener el equilibrio de poder. Además, la modificación se podía haber dejado para el nuevo Patronato.

Por todo ello, el Círculo Católico anuncia que estudiará tomar cuántas medidas consideren oportunas ante esta «maniobra». Por su parte, la Fundación Cajacírculo ha declinado hacer declaraciones, y se ha remitido a la información contenida en su página web.

 

Fotos

Vídeos