El conflicto laboral en Ambulancias Rodrigo sigue vivo, con una última oportunidad de acuerdo antes de la huelga

Ambulancias Rodrigo está integrada en Ambuibérica/BC
Ambulancias Rodrigo está integrada en Ambuibérica / BC

El Comité de Empresa negocia con Ambuibérica, en la que está integrada la empresa burgalesa, e insisten en que «han estado jugando» con los trabajadores

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

De los Sampedros al 15 de agosto y, luego, a septiembre. Aplazamiento tras aplazamiento de la convocatoria de huelga en busca de un acuerdo laboral que no acaba de llegar, así que los sindicatos dan una última oportunidad a Ambuibérica en la negociación de las condiciones laborales de los trabajadores de Ambulancias Rodrigo. Si tras la reunión en el SERLA del próximo 3 de octubre no hay acuerdo, ahora sí que sí se dejarán de tabajar pues los sindicatos insisten en que la empresa «ha estado jugando» con ellos.

Marcos Citores, de CC.OO., reconoce que están más cerca de alcanzar ese acuerdo ahora que semanas atrás, pero tampoco está seguro. Y es que las propuestas de la empresa, en la que está integrada Ambulancias Rodrigo, no se ajustan a las exigencias de los trabajadores. Y es que Ambuibérica sigue sin poner sobre la mesa un calendario concreto en el que se especifiquen turnos de trabajo, horarios, rotaciones...

Los cuadrantes siguen funcionando, pese a los compromisos adquiridos durante las negociaciones, bajo demanda. Hay cambios constantes, aviso de las horas de entrada y salida sin antelación suficiente, insiste Citores, y la empresa no acaba de dar los pasos necesarios para garantizar un calendario cerrado.

Más información

El represente sindical reconoce que no están pidiendo conocer las horas exactas de entrada y salida, pero sí cuáles serían los horarios de los turnos, que podrían variar por las necesidades de los usuarios aunque solo dentro de una horquilla bien definida. Y qué turno tendrá cada trabajador en cada una de sus semanas laborales, pues tal y como se actúa ahora mismo es prácticamente imposible la conciliación familiar.

Y, mientras, la empresa ha planteado una modificación de la jornada laboral, pasando de las 12 horas a las 8, pero con una pérdida salarial importante, que no está justificada. Marcos Citores ha recordado que si la empresa trabajaba antes con jornadas de 12 horas era por su propio interés, como lo es ahora el cambio a 8 horas. Sin embargo, la modificación no altera el cómputo anual de horas trabajadas, así que no debería llevar aparejada ninguna rebaja salarial.

El Comité de Empresa y los trabajadores tienen muy claro que no van a aceptar este cambio de condiciones laborales, así que si Ambuibérica continúa con su propuesta, el acuerdo podría llegar a romperse de manera definitiva. El futuro del conflicto laboral depende de lo que ocurra el próximo 3 de octubre, cuando empresa y sindicatos están citados en una nueva reunión con el SERLA.

Previamente, los sindicatos le enviarán a la empresa una propueta, para que la valoren. Si el 3 de octubre no hay acuerdo, no habrá más oportunidades y se irá a la huelga, afirma Citores, quien recuerda que para entonces habrían sido 7 las reuniones mantenidas: tres con la mediación del SERLA y, el resto, directamente entre Ambuibérica y los sindicatos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos