Fiscales, abogados y acusados por un día

Alumnos del Campolara inauguran el nuevo programa 'Educar en Justicia', una iniciativa para acercar a los escolares al Poder Judicial a través de juicios simulados en los que ellos son los protagonistas

Imagen del juicio simulado/PCR
Imagen del juicio simulado / PCR
Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Dos alumnos han agredido, amenazado e insultado a una profesora. La responsabilizan de su expulsión del centro educativo, así que una mañana, con la excusa de recoger un cuaderno olvidado en el aula, han vuelto al centro educativo para «darle una lección». Están acusados de un delito de atentado a la autoridad, la que representa la figura del docente, y se enfrentan también a sendas faltas por maltrado/lesiones y amenazas.

No se asusten, no estamos hablando de un caso real. Es la historia sobre la que se sustenta el juicio simulado que se ha celebrado esta mañana en el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL), el primero del nuevo programa 'Educar en Justicia' con el que se pretende acercar a los escolares al Poder Judicial, para que conozcan su día a día y se conviertan en ciudadanos respetuosos con la ley.

Cuarenta alumnos de 3º y 4º de la ESO del Colegio Internacional Campolara de Burgos han sido los encargados de inaugurar la nueva edición, que arrancará formalmente el próximo 29 de marzo. Se celebrará una sesión mensual en cada una de las audiencias provinciales de Castilla y León, y en el caso de Burgos tendrán lugar en el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

El programa formativo es iniciativa del Consejo General del Poder Judicial y nació en 2005, aunque ahora se ha revisado y actualizado

Los escolares han trabajado en el aula sobre el funcionamiento ordinario de la justicia, aprendiendo las diferencias entre los órdenes Civil, Penal, Mercantil y Social, quién compone un tribunal, cuáles son las funciones de un fiscal o del juez, las diferencias entre letrado y abogado o en qué consiste la aportación de los testigos o los peritos. También han conocido la terminología judicial, que han escuchado en muchas ocasiones pero que no siempre se comprende de manera correcta.

Luego han preparado un caso práctico. En esta ocasión, la agresión de dos alumnos a una profesora, una situación que no se ha dado nunca en Campolara, pero que desgraciadamente no es un caso extraño en el sistema educativo español. Los alumnos han confeccionado la historia y han repartido los papeles: fiscal, ayudantes, abogado de la defensa, abogado de la acusación, testigos, peritos... El juez, Blanca Subiñas, la jueza decana de Burgos y titular del Juzgado de Menores.

Subiñas ha sido la encargada de explicarles el funcionamiento de un juicio y... de realizar su labor habitual mientras se ha presentado la acusación, se ha interrogado a los acusados, se ha escuchado a la defensa y a los testigos, dejando el caso visto para sentencia. Todos los roles tienen su dificultad, reconocen los alumnos, que ven especialmente complicado el papel del abogado de la defensa en un caso de agresión que está, dicen, demotrado con testigos.

Lacras

Se ha escogido esta temática porque el programa formativo se va a centrar en explicarles la responsabilidad penal de los menores, para prevenir la delincuencia juvenil, y en concienciarles sobre la violencia de género. «Enseñarles que suponen ambas lacras para evitar estas conductas desde el principio», ha señalado José Luis Concepción, presidente del TJS, que ha sido el encargado de recibirlos en esta primera sesión.

«Una sociedad moderna no puede vivir con la lacra de la violencia de género»

Concepción ha insistido en que «no se puede querer lo que no se conoce», de ahí la necesidad de acercar la justicia al ámbito escolar, de la mano de jueces y magistrados dispuestos a responder cuanta pregunta se les pase por la cabeza. Y es que, tras el juicio, se abre un tiempo de coloquio en el que se debate sobre lo vivido, y sobre cualquier otra inquietud que tengan los alumnos.

En este caso, por ejemplo, ya antes de comenzar la simulación algún alumno ha abierto debate sobre la violencia de género y las diferentes concepciones entre violencia sobre mujeres y violencia sobre hombres, dentro del ámbito familiar. En el TSJ están muy preocupados por la violencia de género, «que no se resuelve con medidas judiciales». Cuando un caso llega al juzgado «no tiene remedio», insiste el presidente, pues «el problema de la violencia de género debe ser tratado desde la familia, con educación».