Funcionarios de la cárcel paran para apoyar a los compañeros agredidos

La concentración se ha desarrollado en la puerta del centro penitenciario de la capital./BC
La concentración se ha desarrollado en la puerta del centro penitenciario de la capital. / BC

Los sindicatos Acaip-UGT, CC OO y CSIF insisten en que «es imprescindible un incremento de plantilla» para frenar la violencia contra el personal de Instituciones Penitenciarias

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Un grupo de empleados de la prisión de Burgos han secundado esta mañana el parón de quince minutos convocado por los sindicatos Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias-Unión General de Trabajadores (Acaip-UGT), Comisiones Obreras (CC OO) y Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) para apoyar a los compañeros que han sufrido una agresión en su centro de trabajo, en especial al funcionario que recibió tres puñaladas el pasado lunes en Soto del Real.

Desde las centrales sindicales han explicado una vez más que las agresiones a funcionarios «no son hechos aislados» y han recordado que en los últimos seis años se han registrado más de 2.100 ataques a trabajadores de Instituciones Penitenciarias. Por ello, han reclamado a la Administración que tome medidas para «poner freno» a las agresiones, como el incremento de plantilla y una mejora en la clasificación regimental de los reclusos. «La acuciante falta de personal, con más de 3.400 vacantes sin ocupar, redunda en una debilidad para la seguridad de todos los internos y trabajadores», han añadido.

Además, Acaip-UGT, CC OO y CSIF creen necesario enfurecer las sanciones regimentales y disciplinarias y han solicitado de manera urgente que los funcionarios penitenciarios tengan la consideración de agentes de autoridad. Además, han pedido una mejora del Protocolo de Agresiones, «para que se establezcan las medidas preventivas adecuadas». «Esperamos que la Administración sean sensibles ante esta situación y sea consciente de que cada agresión que se produce es un fracaso de nuestro sistema», han concluido.