Cuando Gamonal se convirtió en el epicentro informativo

Las protestas vecinales acabaron abriendo informativos y periódicos | Los sucesos de 'El Gamonal', como algunos medios se referían al barrio burgalés, pasarán a la historia gracias a varios libros

El Pleno del Ayuntamiento de Burgos del 17 de enero de 2014 presentó una afluencia de periodistas y cámaras de televisión poco habitual. /Ricardo Ordóñez / Ical
El Pleno del Ayuntamiento de Burgos del 17 de enero de 2014 presentó una afluencia de periodistas y cámaras de televisión poco habitual. / Ricardo Ordóñez / Ical
Aythami Pérez Miguel
AYTHAMI PÉREZ MIGUELBurgos

Los vecinos de Gamonal llevaban desde noviembre de 2013 manifestándose contra el proyecto de construcción del bulevar de la calle Vitoria. Sin embargo, no fue a partir de la noche del 10 al 11 de enero de 2014 cuando la protesta dejó de ser un conflicto con interés puramente local para pasar a ocupar las portadas nacionales e internacionales y abrir informativos. Fue esa la primera de cuatro noches consecutivas de disturbios.

«¿Qué está pasando en Burgos?» se preguntaban los medios de comunicación españoles e internacionales. Las ediciones de papel y digitales de numerosos medios de comunicación nacionales y extranjeros se hicieron eco de la protesta vecinal y la problemática del barrio, al igual que los informativos de todas las cadenas nacionales. Interesaba el conflicto con la policía pero detrás había toda una protesta vecinal dispuesta a resistir.

Horas antes de que se destapara la caja de los truenos la Policía Nacional ya acudió a la zona de trabajos de la zanja que se había abierto en la calle Vitoria porque decenas de personas impedían la entrada y salida de camiones. Por la tarde los ánimos se iban encendiendo y la situación prendió algo después de las 20:00 horas. Un grupo de personas concentradas en el lugar arrojó objetos a un coche de la Policía Nacional, los antidisturbios recibieron la orden de intervenir. Los disturbios se alargaron durante cuatro noches.

Una de las concentraciones con una furgoneta de televisión con antena para transmitir en directo.
Una de las concentraciones con una furgoneta de televisión con antena para transmitir en directo. / Ricardo Ordóñez / Ical

Era el principio de una serie de altercados que se retransmitieron en directo en toda España. Si observan las fotografías de las manifestaciones y los disturbios que hace cinco años se produjeron en el barrio de Gamonal, en muchas de ellas podrán apreciar furgonetas blancas con antenas parabólicas de las televisiones. La presencia de periodistas en la ciudad se hizo evidente el 17 de enero de 2014 en ese Pleno del Ayuntamiento de Burgos repleto de reporteros en el que el PP votó en contra de paralizar las obras. Esa misma tarde, la sala de prensa desde la que Javier Lacalle, alcalde de Burgos, anunció la paralización definitiva también estaba al completo.

Comparecencia del alcalde de Burgos, Javier Lacalle, en la que anunció la paralización definitiva de las obras llena de cámaras.
Comparecencia del alcalde de Burgos, Javier Lacalle, en la que anunció la paralización definitiva de las obras llena de cámaras. / Ricardo Ordóñez / Ical

Un centenar de páginas digitales de medios informativos de Estados Unidos, junto a los de otros países como Italia, Filipinas, Líbano, Namibia, Jordania y Nueva Zelanda, recogían las noticias de las protestas vecinales de Gamonal. Burgos, concretamente Gamonal, abrió informativos y ocupó las portadas de periódicos, se presentaba la revuelta como el ejemplo de unos vecinos hartos de una clase política que, en plenos recortes de servicios por la crisis económica, proyectaba obras prescindibles pensando en sus propios intereses electorales.

En algunos medios nacionales y en otros internacionales se podían seguir diariamente las noticias sobre Gamonal, en muchos casos renombrado como 'El Gamonal', al igual que la calle Vitoria, que para otros era la 'calle Victoria'.

Para La Razón: «la kale borroka»

Por mucho que se empeñasen, lo que pasó en Gamonal no fue un atentado terrorista. Era un barrio cabreado, hubo manifestaciones pacíficas y también disturbios. Los sucesos pillaron de imprevisto a muchos, se sucedían rápido y, ante la gran cantidad de medios cubriendo los hechos, se podían encontrar distorsiones de la realidad. En la edición digital de La Razón todavía se puede leer: «Los métodos de la «kale borroka» toman las calles Burgos».

TVE distribuyó a las televisiones europeas, a través de Eurovisión, una imagen de coches quemados como si correspondieran a los disturbios de Gamonal cuando no era así. Euronews, en un comunicado, apuntó directamente a TVE como medio que les había cedido las imágenes, que correspondían a unos coches calcinados en Lasarte (Guipúzcoa). TVE admitió la falsedad de las imágenes y apuntó a un «error humano», subrayando que se retiraron las imágenes cuando se les notificó.

Algunos medios nacionales no se quedaron solo con los disturbios y ahondaron en la profundidad del problema, fue el caso de Ignacio Escolar que analizó las conexiones empresariales y políticas de la ciudad. Algo conocido en la capital burgalesa pero desconocido a nivel nacional.

Libros

Los sucesos de Gamonal, en cualquier caso, pasarán a la historia reflejados en varios libros. El último de ellos es el de tres fotógrafos burgaleses: Ricardo Ordóñez, Santi Otero y Tomás Alonso, 'Gamonal. La chispa que enciende la revolución'. Tres fotoperiodistas locales que documentaron de primera mano una revolución que ocurría en un barrio de su ciudad y desde donde difundieron al mundo lo sucedido. El libro recopila las mejores imágenes del conflicto de Gamonal, algunas ya publicadas en prensa; otras que verán la luz por primera vez.

La prensa es demasiado efímera y otro libro ayudará a que los sucesos perduren en la memoria, 'Gamonal. La historia desde abajo', de José Media y Marcos Erro. Un libro que realiza un recorrido para explicar cómo una pequeña localidad rural a las puertas de una capital de provincia se ha convertido en un barrio obrero que ha sido escenario de destacados conflictos sociales.

Más información