Gamonal se prepara para comer los titos

La fiesta de San Antón, que tendrá lugar este jueves, conlleva un gran trabajo que comenzó en verano con la recogida de la leña, aunque el 'sprint' final arrancó el pasado sábado con los preparativos del plato

Los cofrades preparan las guindillas para echarlos este viernes a las cazuelas./CC
Los cofrades preparan las guindillas para echarlos este viernes a las cazuelas. / CC
César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

Los vecinos de Gamonal ya están muy cerca de vivir una de las tradiciones gastronómicas más asentadas en la ciudad de Burgos: el reparto de los titos este jueves, 17 de enero, festividad de San Antón.

Se trata de un día muy especial, puesto que las peñas de Gamonal, grupos de amigos, familias e, incluso, personas de pueblos cercanos se reúnen para degustar los titos que cada año, desde hace siglos, elaboran los integrantes de la Cofradía de San Antón frente a su sede, ubicada a escasos metros de la iglesia Real y Antigua, en pleno corazón del barrio más populoso de la ciudad del Arlanzón.

El jueves, como de costumbre, será un día muy largo para los cofrades. A las cinco de la mañana comenzarán a sacar todas las calderas y la leña a la calle. Unas dos horas después llegarán los Bomberos, que llenarán las 17 grandes cazuelas donde se cocerán los 2.000 kilos de titos y vigilarán, en torno a las 8:00 horas, el encendido de la madera. Para muchos miembros de la cofradía de San Antón, estos tres movimientos son como verdaderos ritos. De hecho, se lo saben de memoria.

Las parrillas ya están colocadas frente a la sede de la Cofradía de San Antón.
Las parrillas ya están colocadas frente a la sede de la Cofradía de San Antón. / CC

Pero detrás hay mucho más trabajo que el que sale a la luz cada 17 de enero. Los primeros preparativos arrancaron en verano, con la recogida de los 9.000 kilos de leña de roble para quemar, y siguieron en octubre con la compra de los titos a un agricultor que los plantó, al igual que en años anteriores, en la localidad de Villasidro, en el municipio de Sasamón, según comentan dos miembros de la Cofradía, Vicente Rivas y José Javier Gil.

Mayor intensidad desde el sábado

Los esfuerzos de la treintena de cofrades, que el jueves tendrán el apoyo de unos diez vecinos más, se acentuó el pasado sábado, cuando comenzaron a tratar los condimentos que acompañarán en el guiso a los titos. Las cantidades no han variado este año. 250 kilos de ajos, 300 kilos de cebollas, 2.000 unidades de guindillas, otros tantos pimientos y 250 litros de aceite. Además, utilizarán 25 kilos de sal, 50 kilos de pimentón (la mitad dulce y la otra parte picante) y laurel.

La colaboración de todos ellos ha sido vital para que los ajos ya estén pelados y las guindillas y pimientos no tengan ninguna semilla. Hoy se picará la cebolla y, a primera hora, se pondrán a remojo los titos. Estarán así cerca de 24 horas para que el día de San Antón a primera hora estén a punto para su cocción.

Como en inviernos anteriores, el toque de sabor lo dará el sofrito de cebolla, ajos y pimentón que se echará en las cazuelas aproximadamente las 11 horas de la mañana, tres horas después de poner la tradicional legumbre en el fuego.

Un cofrade muestra los ajos que se utilizarán, ya pelados, el día de San Antón.
Un cofrade muestra los ajos que se utilizarán, ya pelados, el día de San Antón.

El reparto comenzará a las 13:15 horas, tras la bendición del sacerdote. Los cofrades calculan que comerán en torno a unas 10.000 personas, aunque no todas pasarán por la Cofradía de San Antón, ya que más de un vecino llevará la cazuela y pedirá raciones para toda la familia. Algunos peñistas, por su parte, pensarán en sus compañeros utilizarán recipientes más grandes. En todos los casos, cada plato estará acompañado por una porción de pan.

Visitas infantiles

La jornada se completa con una rifa de la Cofradía y con visitas escolares al punto neurálgico de la fiesta. Para que los niños se lleven un buen recuerdo, los organizadores les regalan una pequeña bolsa de golosinas. Es una manera, comentan en la sede de la entidad, de potenciar la tradición.

«El actual prior, Javier González, vino de pequeño con el colegio y ahora es el máximo responsable», explican Rivas y Gil. Permanecerá en el cargo hasta el próximo 2 de febrero, jornada en la que se renuevan los cargos de prior y prior de ánimas y festividad de las Candelas, fecha también muy destacada en el barrio de Gamonal.

 

Fotos

Vídeos