La Guardia Civil celebra su patrona poniendo en valor la «humanidad» del cuerpo

El izado de bandera ha sido uno de los momentos centrales del día de la patrona. / GIT

La casa cuartel acoge los actos del día de la Virgen del Pilar, patrona de la Guardia Civil | Se cumplen treinta años del ingreso de las mujeres en el cuerpo y de la creación del Seprona

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Están en las carreteras, en los pueblos y en los montes, desarrollando una labor a menudo silenciosa, pero fundamental para el mantenimiento de la seguridad ciudadana, la conservación del patrimonio, la fauna y la flora y, en definitiva, para sustentar el Estado de Derecho. Y hoy es el día de su patrona, la Virgen del Pilar.

Centenares de guardias civiles, acompañados por una nutrida representación de las diferentes instituciones de la provincia, el resto de cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, amigos y familiares se han juntado hoy en la casa cuartel de la Avenida Cantabria para celebrar un año más los actos de la patrona. Unos actos mediante los que se pretende recordar a los que se fueron y homenajear a los que están.

A la espera de incrementos de plantilla

La Guardia Civil, al igual que muchos cuerpos profesionales dependientes de la administración pública, ha sufrido en los últimos años el impacto de la crisis y de la contención en la reposición de efectivos. Hasta tal punto que la plantilla del cuerpo en la provincia presenta una tasa de cobertura de plazas de apenas el 81%.

Se trata, sin duda, de una situación complicada, que obliga a la Comandancia a hacer encaje de bolillos para cumplir con todos los cometidos que tiene atribuidos.

Así de hecho lo reconocen tanto el jefe de la Comandancia como el propio subdelegado del Gobierno, que confían en que la situación pueda revertirse de manera paulatina en los próximos ejercicios. De momento, este próximo lunes se incorporarán varios agentes nuevos, que vienen a compensar la marcha de efectivos del ámbito rural derivada de los últimos procesos de traslado.

Como manda el guión, el acto ha estado presidido por el jefe de la Comandancia de Burgos, el teniente coronel Alfonso Martín Fernández, acompañado por el subdelegado del Gobierno, Pedro de la Fuente. Ambos han pasado revista al cuerpo y han aprovechado para poner en valor el esfuerzo, la dedicación, la vocación de servicio y los sacrificios que asumen día a día los agentes desplegados a lo largo y ancho de la provincia.

Un trabajo que, según ha subrayado Martín Fernández, ha de centrarse «en las personas». «Son lo más importante», más allá del trabajo realizado en otros frentes, como el patromonio o el tráfico. Esos esfuerzos, a su juicio, han permitido que la Guardia Civil sea «la institución mejor valorada» por parte de los españoles.

En una línea muy similar se ha expresado el subdelegado del Gobierno, que ha querido hacer hincapié en el papel que juega la Guardia Civil para el mantenimiento de la seguridad ciudadana en una «provincia tan extensa y diversificada» como Burgos. Y eso a pesar de «las dificultades» que atraviesa el cuerpo en materia de personal. Según De la Fuente, esas carencias se cubren con la «humanidad» de los agentes de un cuerpo que cumple 174 años de historia, pero que no deja de evolucionar.

Triple efeméride

Es más, la festividad de este año viene acompañada de una triple efeméride. No en vano, en 2018 se cumplen 40 años de la firma de la Constitución, que no deja de ser el documento sobre el que se rige toda la estructura del Estado de Derecho. Además, este año también se cumple el treinta aniversario del ingreso de las mujeres en la Guardia Civil y de la creación del Seprona, una de las ramas del cuerpo mejor valoradas por los ciudadanos.

Sólo un 7% de mujeres

A pesar de que las puertas de la Guardia Civil llevan abiertas para las mujeres treinta años, lo cierto es que su presencia en las plantillas continúa siendo minoritaria. En el caso de Burgos, las mujeres suponen apenas el 7% de la plantilla total del cuerpo, un índice muy similar al que presenta el conjunto del territorio nacional.

A este respecto, el jefe de la Comandancia reconoce que lo ideal sería contar con más féminas en el cuerpo, aunque no se atreve a aventurar la fórmula para conseguirlo. «No hemos sabido hacer que sea una profesión atractiva para las mujeres», porque, en realidad, «no hay ninguna traba» para su incorporación. «Las mujeres reciben el mismo trato, las mismas posibildaides, y pueden acceder en igualdad de condiciones a cualquier puesto», ha subrayado Martín Ferández.

Con todo, y como viene siendo habitual, durante el acto se ha rendido un sentido homenaje a todos los guardias civiles fallecidos, con un recuerdo especial a Fernando Yarta Nebreda, comandante militar de origen burgalés que falleció este miércoles en Jaca a consecuencia de las graves heridas sufridas durante unas prácticas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos