La lluvia 'elige para mal' los días en los que visita Burgos

El homenaje a Diego Porcelos se desarrolló en una jornada lluviosa./Andrea Ibáñez
El homenaje a Diego Porcelos se desarrolló en una jornada lluviosa. / Andrea Ibáñez

Tres de los cuatro días más lluviosos del año coincidieron con la celebración del nacimiento de Diego Porcelos y las festividades de Miércoles y Jueves Santo

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

Un hombre dado a hablar con refranes diría que a Burgos, y perdón por la expresión, 'le ha mirado un tuerto', otro más simple aseguraría que es 'mala suerte', pero la realidad es que la lluvia, al menos en lo que llevamos de año, hizo acto de presencia en jornadas señaladas por muchos vecinos.

El día que más agua cayó en la ciudad del Arlanzón fue el pasado miércoles. El pluviómetro burgalés de referencia para la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), que está ubicado en el aeropuerto, registró durante el 24 de abril un total de 18,8 litros por metro cuadrado.

En aquella jornada no se celebraba ningún gran actividad especial en las vías públicas de Burgos, pero el segundo día de 2019 que más agua cayó, el Jueves Santo, sí. Los 17,6 litros por metro cuadrado que regaron la ciudad provocaron la suspensión del acto central de la procesión del Encuentro, ya que la talla de Nuestra Señora de los Dolores no pudo salir de la iglesia de San Gil. Además, por la mañana, el líquido elemento impidió desfilar a la Cofradía de la Santa Columna por las calles del barrio de Vega.

La tercera jornada del año que más llovió fue el Miércoles Santo al anotarse 12,6 litros. Este hecho también afectó al Vía Crucis penitencial y a la procesión del Misterio de la Coronación de Espinas y de Nuestra Señora del Amor Hermoso, que, tras desafiar a las inclemencias meteorológicas y a algún otro suceso (por desgracia se desmayó un asistente), partió de la iglesia de San Lorenzo.

Pese a ello, está siendo un periodo bastante seco. En enero únicamente cayeron 39,9 litros cuando lo normal son 44; en febrero se registraron 7,6 litros y los valores medios son 35 y en marzo se anotaron 12,2 litros en un mes en el que el promedio entre 1981 y 2010 son 34; de ahí la frase de la 'mala suerte'. La cuarta fecha con más agua (10,8 litros) en Burgos fue el 31 de enero, el día en el que se recordó la muerte del fundador de la ciudad, Diego Porcelos. En este caso, el agua no pudo evitar el homenaje, que se celebró con paraguas.

Agua y libros

Recientemente, la lluvia también marcó el desarrollo del Día del Libro en Burgos, aunque por suerte para los vendedores y los aficionados a la lectura, el sol visitó las tierras burgalesas por la tarde y la jornada finalizó con un buen sabor de boca. En este día festivo se registraron 7,6 litros.

Si miramos la vista atrás, este idilio entre el agua y las fiestas de la capital se extiende al año 2018, cuando llovió el día del Curpillos y en los Sampedros. Casi con toda seguridad, la mayoría de burgaleses espera que en este año, el líquido elemento conceda una tregua a la ciudad.