La nieve acecha el día de Reyes, precedida de la lluvia durante la Cabalgata

La nieve podría volver a ser protagonista este fin de semana/GIT
La nieve podría volver a ser protagonista este fin de semana / GIT

El alcalde, Javier Lacalle, prevé que durante la Cabalgata se active el Plan de Emergencias Municipal, por la previsión de que la lluvia venga acompañada de nieve

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

No está invitada, pero llegará. Después de días y días sin sentir la lluvia, ésta caerá en el momento más inapropiado, con cerca de 35.000 burgaleses en las calles para disfrutar de la Cabalgata de Reyes. Si bien no se espera que la lluvia sea copiosa, sí será incisiva. Desde las 11:00 horas de la mañana podría comenzar a llover y no dejar de hacerlo durante toda la tarde y la noche. Será, precisamente, en la tarde-noche cuando el Ayuntamiento, atendiendo a la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología, podría activar el Plan de Emergencia Municipal de Burgos (PEMBUR).

El propio alcalde, Javier Lacalle, avanzaba esta mañana en sala de prensa que están trabajando en advertir a las empresas que actúan ante la activación del PEMBUR, que esta alerta podría obligar a poner en marcha las máquinas en la madrugada del viernes al sábado. No es fácil disponer del cien por cien de los efectivos y medios materiales con los que cuenta el Plan, ya que los convenios profesionales de las empresas con las que se firma este convenio tienen el día de Reyes como festivo. Si bien, ha apuntado Lacalle, el Ayuntamiento está trabajando durante esta jornada de jueves en disponer del mayor número de efectivos y medios materiales posibles para afrontar la alerta, que apunta que podría llegar a alcanzar los 8 centímetros de nieve en la capital.

No obstante, durante la jornada de viernes se realizarán las habituales acciones preventivas, como el reparto de fundente por calzada y aceras. Todo ello para que la nevada, que, en palabras del alcalde, «se prevé importante», afecte lo menor posible a los ciudadanos.

Así mismo, Lacalle ha celebrado, al menos, que la nieve caiga durante el fin de semana, ya que, de esta manera, no supondrá tantos problemas como si lo hiciese durante una jornada plenamente laboral. Aun con todo, el día 6 sí será un día plenamente festivo, pero la jornada dominical, con el esperado inicio «oficial» de la rebajas, sí podría suponer un problema ante los miles de burgaleses que saldrán a comprar y descambiar aquellos regalos con los que los Reyes Magos no han tenido acierto.

Finalmente, Lacalle ha deseado que las previsiones de agua y nieve no sean del todo acertadas y permitan a niños y adultos disfrutar de una noche mágica, que se celebrará a pesar de que llueva o de que nieve.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos