Medio millar de personas claman contra la puesta en libertad de 'La Manada'

Cientos de burgaleses se han echado a la calle para criticar la puesta en libertad de los condenados. / GIT

Cientos de burgaleses se echan a la calle para criticar la puesta en libertad bajo fianza de los cinco miembros de 'La Manada' condenados | Las movilizaciones se repiten en toda España

GABRIEL DE LA IGLESIA y ANDREA IBÁÑEZBurgos

Apenas unas horas después de que los cinco miembros 'La Manada' encarcelados de manera preventiva pagaran la fianza y abandonaran los centros penitenciarios de Alcalá Meco y Pamplona, medio millar de personas han salido a la calle en Burgos para expresar su rechazo a la decisión de la Audiencia de Navarra.

Al grito de «si tocan a una nos tocan a todas» y «no es no, lo demás es violación», la comitiva, reunida al filo de las 19 horas en la plaza del Cid, ha enfilado hacia los Juzgados de la capital burgalesa, donde se ha dado lectura a un manifiesto. Un manifiesto en el que han mostrado su repulsa hacia el auto conocida ayer.

En este sentido, los manifestantes han exigido justicia «con sentido común» que combata las agresiones contra las mujeres. Además, han señalado que la justicia española trabaja a la hora de reprimir pero no de reparar el daño causado a las mujeres. En definitiva, una justicia «patriarcal que pone de manifiesto la impunidad de los violadores y la vulnerabilidad de las agredidas».

Con el cántico «la lucha es el único camino» y con la advertencia de no se van a callar, han finalizado reiterando ante las puertas de los juzgados que «no es no y lo demás es violación».

La movilización burgalesa se suma a las diferentes manifestaciones que se vienen celebrando en todo el territorio nacional desde que se dio a conocer el auto de la Audiencia de Navarra mediante el que se concede la libertad bajo fianza a los cinco encausados al considerar que el riesgo de fuga ha «perdido notablemente fuerza».

Además, el tribunal ha tenido en cuenta que ninguno de los ya condenados «cuenta con antecedentes penales por delitos de naturaleza análoga o similar a aquel por el que vienen condenados» y que «la presión ha desatado un rechazo social de tal magnitud respecto de los cinco acusados que ello permite cuestionar fundadamente ese hipotético riesgo de reiteración delictiva».

Todo ello, sumado al hecho de que la distancia entre Sevilla -lugar de origen de los cinco condenados- y Madrid -donde reside la víctima- es lo suficientemente grande como para dar «sosiego y tranquilidad a la joven», la Audiencia fijó una fianza de 6.000 euros que los cinco encarcelados no han tardado en pagar.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos