El Obispillo pide por el comercio y la industria

Rodrigo del Olmo solicita al alcalde de Burgos, Javier Lacalle, que aproveche el VIII Centenario de la Catedral para que la ciudad sea más conocida

El obispilllo desfila a caballo por el paseo del Espolón./CC
El obispilllo desfila a caballo por el paseo del Espolón. / CC
César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

El Obispillo 2018, Rodrigo del Olmo, ha pedido al alcalde de Burgos, Javier Lacalle, apoyo al comercio y la industria de la ciudad «para que mis compañeros y yo podamos quedarnos aquí cuando acabemos de estudiar». Lo ha hecho en el tradicional discurso que ha leído en el Salón de Plenos del Ayuntamiento y en el que también ha solicitado al mandatario que aproveche los ecos del octavo centenario de la colocación de la primera piedra de la Catedral para que la ciudad sea más conocida.

Del Olmo, que ha estado acompañado por los niños que componen la Escolanía Pueri Cantores de la Catedral de Burgos, ha sido el gran protagonista del día del Obispillo, una festividad con siglos de historia que se perdió en el siglo XX y que fue recuperada en tierras burgalesas en 1998. La imagen del joven montado a lomos de un caballo blanco ha sido, una vez más, la más llamativa de la jornada, pero ha incluido, como es habitual, una pequeña parte reivindicativa (alocuciones), religiosa (misa) y cultural (canto).

Más información

La fiesta ha comenzado con la proclamación del propio Obispillo en una celebración religiosa que ha tenido lugar en la iglesia del convento de las Madres Salesas. En este rito, Del Olmo ha leído sus primeras palabras, ha recibido el testigo del Obispillo 2017, Pablo Molina, y ha dado la bienvenida a los nuevos integrantes de la Escolanía Pueri Cantores.

Tras la misa, ha comenzado la ronda protocolaria de visitas, que le ha llevado a la residencia de la tercera edad Barrantes, en la que los niños han ofrecido un concierto, y a la Casa de la Iglesia, donde ha sido recibido por el arzobispo de Burgos, Fidel Herráez.

Caramelos para los niños

El periplo del Obispillo se ha detenido a los pies de la Seo. Pero únicamente ha sido un punto y seguido. Allí, junto al edificio gótico, Del Olmo, estudiante de nueve años del colegio Fernando de Rojas de la capital y amante de la música y del fútbol, se ha subido al caballo.

Aupado a los lomos del animal, el Obispillo ha saludado y bendecido a lo largo de su recorrido por el paseo del Espolón a mayores y niños, si bien estos últimos han estado más pendientes de ir corriendo a por los caramelos que han tirado los integrantes de la agrupación musical.

Ya en la Plaza Mayor, un numeroso grupo de escolares y padres ha esperado el saludo del protagonista del día desde el balcón de la Casa Consistorial. Eso sí, han tenido que esperar a que el Obispillo pronunciara antes su discurso al alcalde y a la interpretación de la canción Hallelujah de Leonard Cohen por parte de sus compañeros de Escolanía.

Después de hablar al público congregado frente al Ayuntamiento, el Obispillo y sus compañeros han continuado con la celebración con una visita al Belén del Regimiento de Transmisiones y una comida de hermandad.

 

Fotos

Vídeos