Un desfile de ropa y una vida sin hogar

Los nueve protagonistas junto a las organizadoras del desfile/CLR
Los nueve protagonistas junto a las organizadoras del desfile / CLR

‘Vístete con mi piel’ es un proyecto organizado por seis alumnas de Educación Social de la UBU para hacer «más visibles» a personas sin hogar

Cristina López Reques
CRISTINA LÓPEZ REQUESBurgos

Es un desfile de ropa, no de moda. Y los protagonistas son personas sin hogar. El proyecto ‘Vístete con mi piel’ surgió de una asignatura de la universidad y hoy se ha hecho realidad. Las creadoras son Lucía Cea, Soraya Mateo, Idoia Barco, Lydia Maiso, María Muro y Alicia Gómez, alumnas de segundo del Grado de Educación Social de la Universidad de Burgos (UBU). «Las seis estuvimos de acuerdo en trabajar con personas sin hogar para provocar a la gente de alguna manera y hacerles más visibles», ha explicado Lucía.

«Hay mucha diferencia en ver a la gente así, bien vestidos, a verlos en la calle, porque hay personas que generan rechazo», asegura uno de los nueve protagonistas de este desfile solidario. Y es que, ellos han desfilado solo como representación de todos aquellos que tienen que refugiarse en la casa de acogida San Vicente de Paul. Hasta ese lugar se dirigieron en octubre las seis estudiantes. Tenían miedo, aseguran, ya que «ir allí para contar que vas a organizar un desfile de ropa es un poco chocante». Pero la sorpresa vino cuando todos acogieron la idea como algo maravilloso, pues «hay que inculcar y practicar amor hacia los demás», tal y como ha expresado otro de los protagonistas.

La ropa como metáfora. «Ellos solo se pueden refugiar en lo que llevan puesto, ya que no tienen un sitio en el que vivir», explica Francisco Villar, profesor de las alumnas. Para conseguir las vestimentas que los siete hombres y dos mujeres han llevado sobre la pasarela, las propias organizadoras se dirigieron directamente a las tiendas de la ciudad. «Fuimos presentando el proyecto y pidiendo que cada establecimiento donara lo que pudiera, y la respuesta fue muy generosa. Además, esas prendas son ya para ellos», asegura Lucía. A esta actividad también se ha sumado el Área de Educación y Actividades del Centro de Arte de Burgos (CAB), Cáritas e, incluso, una fábrica de zapatos de La Rioja.

Hoy acaba este proyecto. Mañana vuelve el día a día. Las seis alumnas regresarán a la universidad y los nueve protagonistas del desfile a su cruda realidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos