Una procesión en femenino y multicolor

La procesión de la Virgen de las Angustias ha concluido este Sábado de Pasión | La imagen ha sido portada a hombros por mujeres de las distintas cofradías de Burgos como se apreciaba en el color de su indumentaria

La procesión de la Virgen de las Angustias ha recorrido las calles del centro de Burgos. /APM
La procesión de la Virgen de las Angustias ha recorrido las calles del centro de Burgos. / APM
Aythami Pérez Miguel
AYTHAMI PÉREZ MIGUELBurgos

La imagen de la Virgen de las Angustias ha cerrado el Sábado de Pasión. Cuando el reloj de la iglesia de San Cosme y San Damián marcaba las 22.30 horas, las cofrades, exclusivamente mujeres, han levantado la imagen y han salido por la puerta de la iglesia. Petalos de rosas caídos desde el campanario acompañaban la salida. Destaca en esta procesión la variedad de colores y la diferente indumentaria de las cofrades que en sus hombros portan a la virgen.

En esta procesión, la de la Virgen de las Angustias, las mujeres son las encargadas de portar sobre sus hombros la imagen. Además, estas mujeres no pertenecen todas a una misma cofradía, se trata de mujeres cofrades llegadas de las distintas cofradías de la capital burgalesa.

La procesión ha recorrido el centro de Burgos sin incidentes. Han destacado los numerosos aplausos que se han ganado las cofrades por parte del público asistente cuando levantaban la imagen y la portaban al ritmo. Público asistente que ha sido elevado, ya que la noche burgalesa invitaba a ello. La temperatura era agradable y, a las numerosas personas que acudían expresamente a presenciar la procesión, se han sumado los que disfrutaban de la buena temperatura. Aquellos que se encontraban distendidamente en las terrazas de la Plaza del Rey San Fernando se han sorprendido cuando la procesión ha llegado hasta los pies de la catedral.

Ha sido en este punto donde la imagen más ha lucido, en un espacio más amplio y con la catedral de Burgos de fondo. La comitiva ha regresado a la iglesia de San Cosme y San Damián y, antes de reposar la imagen en su lugar, se ha cantado la Salve Regina.