Por unas fiestas sin malos rollos

El Ayuntamiento lanza una campaña de sensibilización en varios ámbitos para conseguir unas fiestas más respetuosas y sostenibles

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Conseguir unas fiestas «más respetuosas y sostenibles». Ese es el objetivo que persigue el Ayuntamiento de Burgos con la campaña 'Por unas fiestas sin malos rollos', que se pondrá en marcha en las próximas semanas con vistas a la inminente celebración de las fiestas de San Pedro y San Pablo.

Se trata, según ha explicado la concejala de Servicios Sociales, Gema Conde, de una campaña que pretende lanzar «cuatro emnsajes en positivo muy claros». Cuatro mensajes que se basan en el fomento de la convivencia, el respeto a las relaciones interpersonales, la sostenibilidad en los desplazamientos y el cuidado del medio ambiente, el mobiliario urbano y la ciudad en general.

Y es que, a pesar de que las de San Pedro y San Pablo no son unas fiestas ni mucho menos conflictivas, sí se observan cada año comportamientos puntuales que se pretenden corregir. Así, la campaña, cuyo diseño ha supuesto un coste de 6.000 euros, va especialmente dirigida al público juvenil, si bien, Conde ha insistido en que los mensajes que traslada son perfectamente válidos para toda la sociedad.

«Sabemos que esta campaña no es la panacea», pero el objetivo es «intentar concienciar» a la ciudadanía de que es posible disfrutar de las fiestas de una manera «responsable dentro de la libertad de cada uno», ha subrayado Conde.

Se trata, con todo, de la primera campaña de estas características desarrollada por el Consistorio burgalés de cara a la celebración de San Pedro y San Pablo. Y es que, aunque en anteriores ocasiones se apostó por alguna campaña específica centrada en alguna materia concreta, como los abusos sexuales el año pasado, hasta ahora no se había planteado una iniciativa genérica como esta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos