Santa Águeda y Nuño Rasura mejorarán su accesibilidad con una nueva peatonalización

La accesibilidad de ambas calles es complicada para personas con movilidad reducida./GIT
La accesibilidad de ambas calles es complicada para personas con movilidad reducida. / GIT

El Ayuntamiento da luz verde a una intervención en el cruce entre ambas calles que prolongue las peatonalizaciones ya realizadas | La actuación, que se pretende culminar en verano de 2019, saldrá a licitación por 640.000 euros

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El Ayuntamiento de Burgos continúa actuando en el centro histórico para mejorar la accesibilidad. Tras las intervenciones realizadas años atrás en el entorno de la Catedral y otros muchos puntos del casco histórico, ahora le toca el turno al primer tramo de la calle Santa Águeda y su conexión con Nuño Rasura.

Se trata de una zona en la que el pavimento (realizado en base a cantos rodados) dificulta el acceso, fundamentalmente a personas con movilidad reducida. Y por eso se ha decidido intervenir de manera integral. De hecho, el proyecto, surgido en base a los acuerdos entre PP y PSOE, se ha visto ampliado respecto al planteamiento inicial, que contemplaba una actuación hasta el cruce de ambas calles. Sin embargo, vista la oportunidad, finalmente se ha decidido prolongar la intervención hasta la entrada de la iglesia de Santa Gadea.

La calle Santa Águeda es el único acceso a la plaza de Santa María que no ha de superar escaleras

El proyecto ya ha sido aprobado y se prevé sacar a licitación en las próximas semanas con el objetivo de tener adjudicadas las obras antes de que acabe el año. En principio, la actuación, que se ha presupuestado en 640.000 euros, cuenta con un plazo de ejecución de seis meses, por lo que podría estar culminada en las primeras semanas de verano del año que viene.

Así al menos lo espera el alcalde, Javier Lacalle, que durante la presentación del proyecto ha subrayado su importancia. No en vano, a pesar de tratarse de una obra relativamente menor en comparación a otras desarrolladas en el entorno, mejorará significativamente la movilidad de una zona «muy sensible» de la ciudad, como es el entorno de la Catedral. De hecho, la calle Santa Águeda es el único acceso a la plaza de Santa María que no ha de superar escaleras.

De esta forma, el proyecto contempla una actuación en la línea de las últimas peatonalizaciones. Así, el espacio de coexistencia entre vehículos y peatones se articulará igual que el realizado en Fernán González, utilizando granito y caliza para el pavimento. También se mejorará el pequeño espacio verde ubicado en la intersección entre Nuño Rasura y Santa Águeda, se instalarán nuevas luminarias tipo led y se mejorará el pequeño tramo de escaleras situado en uno de los márgenes de la pequeña plaza.

Asimismo, y como viene siendo habitual, se aprovechará para sustituir y mejorar todas las redes de suministro, eliminando los cables que actualmente están desplegados por las fachadas. Por su parte, las obras de mejora de la red de aguas (unos 27.000 euros) serán financiadas por la Sociedad de Aguas.

Una peatonalización más

Con todo, esta no es sino una peatonalización más. Y según el alcalde, no será la última. Y es que, aunque de momento no se ha programado ninguna intervención más en esta materia, el alcalde ha asegurado que «más pronto que tarde» se continuará actuando en Santa Águeda y se promoverán peatonalizaciones en otras calles. ¿Cuáles? El abanico es amplio, pero en la lista aparecen nombres como el Paseo de la Audiencia, Martínez del Campo, Trinas, Miranda u Hortelanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos