Una Semana Santa de aniversario

La archicofradía de la parroquia de San Cosme y San Damián celebra un año redondo: 225 años desde su fundación como cofradía eucarística y 75 como cofradía penitencial | Además, la agrupación musical cumple sus primeras 30 primaveras

La Ilustre Archicofradía del Santísimo Sacramento y de Jesús con la Cruz a cuestas, portando su talla titular, el 'Jesús con la Cruz a cuestas', durante la procesión de Jueves Santo de 2018./Rodrigo González Ortega
La Ilustre Archicofradía del Santísimo Sacramento y de Jesús con la Cruz a cuestas, portando su talla titular, el 'Jesús con la Cruz a cuestas', durante la procesión de Jueves Santo de 2018. / Rodrigo González Ortega
César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

La Semana Santa es tiempo de oración, reflexión y silencio, pero para la Ilustre Archicofradía del Santísimo Sacramento y de Jesús con la Cruz a cuestas de Burgos este año también será, en la medida que las fechas lo permitan, tiempo de celebración.

Y por partida triple. Las tres ramas de la entidad cumplen a la vez años para el recuerdo. La cofradía eucarística, que se creó el 30 de noviembre de 1794 para promocionar el culto a Jesús Sacramentado, alcanza los 225 años; la cofradía penitencial, que se fundó en 1944 y desde entonces porta la talla 'Jesús con la Cruz a cuestas', llega a los 75 años y la agrupación musical de la archicofradía conmemora sus primeras 30 primaveras de vida.

La cofradía

Nombre:
Ilustre Archicofradía del Santísimo Sacramento y de Jesús con la Cruz a cuestas.
Fundación:
Cofradía eucarística: 30 de noviembre de 1794; cofradía penitencial: 1944 y agrupación musical: 1989.
Sede:
Iglesia de San Cosme y San Damián de Burgos
Número de integrantes:
320 cofrades
Talla titular:
'Jesús con la Cruz a cuestas', escultura creada por Ildefonso Serra en 1901.
Otras tallas que portan:
'Cristo de la Salud' y 'Virgen de las Angustias
Prior:
Felipe Nebreda

Esta agrupación religiosa, que está ligada a la parroquia de San Cosme y San Damián, es una parte indispensable de la Semana Santa burgalesa por los ritos y los desfiles que organiza durante los días de Pasión desde los años 40 del pasado siglo. La procesión más destacada, sin duda alguna, es la del Encuentro del Jueves Santo, que la promueven de manera conjunta junto a la Real Hermandad de la Sangre del Cristo de Burgos y Nuestra Señora de los Dolores.

En esta cita, 66 cofrades portan a hombros la imagen titular de la archicofradía, el 'Jesús con la Cruz a cuestas', desde su templo hasta la Catedral. El encuentro con su madre, representada en la talla Nuestra Señora de los Dolores y llevada, en la plaza del Rey San Fernando concentra cada año a unas 4.000 personas, según explica el prior de la agrupación de San Cosme y San Damian, Felipe Nebreda.

Mayor realce en los últimos años

Este desfile ha ido ganando realce con el paso del tiempo. Especialmente desde 2001, cuando sustituyeron la carroza en la que trasladaban la talla titular por unas andas para fueran portadores quienes llevaran el 'Jesús con la Cruz a cuestas', una obra de arte esculpida por Ildefonso Serra en 1901 gracias a una campaña de suscripción popular de los burgaleses y restaurada en 2004 sufragada por la archicofradía y sus cofrades.

Esta agrupación ha aumentado su presencia en la Semana Santa. A la participación en la procesión del Santo Entierro del Viernes Santo (en este caso aún llevan en carroza su escultura principal por motivos de logística) y otros eventos, se suma desde 2016 la organización del desfile del Silencio en la madrugada del Viernes de Dolores, en la que cualquier cofrade de la ciudad del Arlanzón puede llevar a hombros la escultura del 'Cristo de la Salud'.

Nebreda: «La Semana Santa de Burgos ha crecido muchísimo en los últimos 15 años»
El hábito es de color crema y el capirote y los guantes, blancos. / RGO

El prior de la archicofradía, Felipe Nebreda, explica que la Semana Santa de Burgos, que fue declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional en 2013, está haciendo méritos para que sea nombrada de interés Internacional. «Ha crecido muchísimo en los últimos 15 años», agrega.

Asimismo, cree que debe potenciarse aún más la procesión del Encuentro de Jueves Santo y su acto central, que reúne junto a la Seo a cerca de 4.000 personas. «Es la seña identificativa de la Semana Santa», declara.

Por otro lado, a Nebreda le gustaría que en las pequeñas cofradías burgalesas entraran más cofrades, ya que este crecimiento se notará positivamente en el desarrollo de la conmemoración de la Pasión y Muerte de Cristo a orillas del río Arlanzón, y la adquisición de una talla de la Última Cena, un trabajo que está llevando a cabo ya la Junta de Semana Santa.

Además, por segunda vez, promoverán durante la noche del Sábado de Pasión la procesión de la Virgen de las Angustias, que será llevada, también a hombros, por mujeres, tanto de la archicofradía como de otras entidades. Esta talla, que permanece durante todo el año en el Convento de las Madres Doroteas, es la única de las tres que no está cedida por el Arzobispado a la parroquia. Pertenece a un particular, que permite que sea trasladada en procesión.

320 cofrades

Actualmente, la archicofradía está compuesta por unos 320 hermanos, una cifra que, según Nebreda, se alcanzó con subidas regulares año a año. Todos ellos cumplen con los ritos que conlleva pertenecer a este entidad durante los días de Pasión y Muerte de Jesús.

Quizá el más relajado sea el de beber un vaso de 'consuenda', un licor elaborado a base de vino moscatel y comer barquillos en la parroquia de San Cosme y San Damián tras finalizar el desfile de Viernes Santo. Casi con total seguridad, el brindis de este año será el más especial de todos: 225, 75 y 30 años no se cumplen todos los días.