Bisturís burgaleses en el Sáhara | BURGOSconecta

Bisturís burgaleses en el Sáhara

La asociación burgalesa 'Amigos del Pueblo Saharaui' ha envíado por tercer año una comisión médico-quirúrgica para trabajar durante quince días en los campos de refugiados de Tinduf

Intervención realizada por la comisión médica/BC
Intervención realizada por la comisión médica / BC
Cristina López Reques
CRISTINA LÓPEZ REQUESBurgos

Algunos de sus habitantes llevan más de 30 años en el lugar. Las condiciones de vida son duras. Viven en tiendas, sin agua corriente y dependen, casi totalmente, de la ayuda internacional para subsistir. Es la radiografía que se obtiene de los campos de refugiados saharauis de la provincia de Tinduf. Están pidiendo a voces solidaridad, la misma que desde hace muchos años les llega desde la asociación burgalesa 'Amigos del Pueblo Saharaui'. Una solidaridad que, a veces, llega en forma de bisturís.

Quince días dan para mucho. Este año, la comisión médico-quirúrgica enviada por tercera vez a la zona ha sido «un orgullo», según afirma Antonio Ibáñez, coordinador de proyectos de la asociación. Un equipo «bastante» completo ha servido durante quince días de gran ayuda para el pueblo saharaui. En esta ocasión se han desplazado dos cirujanos generales, dos traumatólogos, dos anestesistas, dos enfermeras y una ginecóloga. Su labor se traduce en 83 operaciones, alrededor de 800 consultas y dos intervenciones de ginecología.

La colelitiasis es una de las patologías más frecuentes en los campamentos de refugiados. La operación no es complicada. De hecho, en España, una persona con piedras en la vesícula suele ser dada de alta al día siguiente de la intervención. Pero en el Sáhara, el procedimiento es muy diferente, ya que pasa por operar el abdomen a cirugía abierta. La comisión comprobó el año pasado cómo era trabajar en esas condiciones, y por eso se pusieron como reto volver con una torre de laparoscopia. De esta manera, además de ampliar el número de vesículas a operar, se hace con mejor técnica y el postoperatorio es como «de la noche al día», según afirma Mario de Francisco, cirujano general y miembro de la comisión.

9 médicos y 83 operaciones

Nueve médicos de diferentes especialidades, acompañados por un arquitecto, formaron parte de la III Comisión Médico-Quirúrgica de la asociación de 'Amigos del Pueblo Saharaui' de Burgos, que se desplazó durante dos semanas a los campamentos de refugiados de Tinduf. En total, la comisión realizó 83 operaciones, dos intervenciones de ginecología y casi 800 consultas médicas, un trabajo que continuará el año que viene.

Sin embargo, el proceso para conseguir ese material no fue nada fácil. En este aspecto, el Sacyl se lleva al peor parte, pues «no ha aportado nada», aseguran desde la asociación, «a pesar de que tienen material sin utilizar». Pero la torre se consiguió, se instaló en un hospital del campamento y «se operó hasta que se acabó el material que llevábamos».

Eso sí, en el Sáhara hace falta más que un bisturí o una torre de laparoscopia. La diabetes y la hipertensión son dos de los problemas de salud que más condicionan la vida de los refugiados. La atención primaria es básica y en los campamentos «hay mucho déficit», asegura Pablo Pérez, médico de familia. Es más, la diabetes prevalece más que en cualquier otro país de Europa. Una dieta pobre en nutrientes y ausencia de vegetales, junto a malos hábitos de vida, da como resultado enfermedades y patologías crónicas no resueltas.

Entre otras cosas, apunta Pérez, «tienen que cambiar costumbres tan malas como el echar una gran cantidad de azúcar al té», un hecho que provoca obesidad, pero que la población ve como un aliciente. Y es que, los cánones de belleza son bien distintos a los de España. La experiencia de este médico fue más «agridulce» que la de los cirujanos, reconoce. Y es que, «intentar cambiar esas costumbres es como luchar contra un muro».

Parte del equipo que se trasladó al Sáhara
Parte del equipo que se trasladó al Sáhara / CLR

Falta de medios

Comprar una roca en la ferretería o fabricar sierras artesanales. Los traumatólogos de la comisión han tenido que enfrentarse a la gran escasez de material para tratar las patologías, por lo que han debido «buscarse la vida» para realizar las cirugías. Y no ha sido fácil. El especialista Jaime Villanueva cuenta la diferencia al operar con el material necesario a hacerlo con lo imprescindible. Ellos mismos tuvieron que llevar desde Burgos un negatoscopio para instalarlo en el quirófano. «Hemos podido hacer bastantes cirugías sin un aparato de rayos», asegura.

Los médicos durante una intervención
Los médicos durante una intervención / BC

El hospital del campo de Smara tampoco tenía un electrocardiógrafo, un aparato «tan sencillo» que su ausencia se considera «lamentable», recalca Pérez. La gran necesidad de medios es, sin duda, la conclusión que traen todos los miembros de la comisión. También de medicinas, pues la distribución de insulina, por ejemplo, no es suficiente para tratar la diabetes del campamento. Y así, resulta difícil hasta ayudar, pues el propio médico se encontró con «una situación desbordante».

A pesar de que ya se ha quedado instalada una torre de laparoscopia en el Sáhara, hay que seguir sumando y reponiendo. Ese aparato estaba retirado en España, pero allí ha sido muy útil. Sin embargo, una pieza podía fallar y eso hubiera supuesto que muchas operaciones no se hubieran realizado en condiciones favorables. «Afortunadamente salió todo bien», cuenta De Francisco, pero «iba con miedo, si se estropeaba algo se acababa todo». «Lo que desechamos aquí es un lujo allí».

Nuevos proyectos

Luis Cembranos también formó parte de la comisión. No es médico, sino arquitecto, pero su labor es igual de importante. «El personal del hospital me pidió si podía hacer algo para mejorar sus condiciones de vida», explica. Y al ver la «lamentable» situación en la que viven los refugiados, entre muros de adobe y techos de chapa, el arquitecto se puso a elaborar un proyecto. En 300 metros cuadrados se podría construir una nueva residencia para alrededor de 30 personas. Con algo menos de 25.000 euros de inversión, el sueño de los profesionales sanitarios saharauis se cumpliría. «Ahora toca buscar subvenciones para ejecutarlo».

Se busca subvención para construir un edificio para el personal médico

El técnico no ha hecho un trabajo facultativo, pero es necesario un perfil de estas características, ingeniero de construcciones y electricidad, algo que en los campamentos es una utopía. Cembranos relata cómo en ocasiones tiene que improvisar para solucionar ciertos problemas y que se pueda llevar a cabo una operación. Sin que todos los sistemas del hospital funcionen, es imposible intervenir. Y esa es su labor.

Hospital situado en uno de los campamentos de refugiados
Hospital situado en uno de los campamentos de refugiados / BC

Vacaciones en Paz

Pero la ayuda humanitaria de la asociación de 'Amigos del Pueblo saharaui' de Burgos no acaba aquí, ni mucho menos. Entre sus principales programas destacan las Vacaciones en Paz, convertido en una suerte de buque insignia de la actividad del colectivo. Gracias a este programa, muchos niños saharauis pueden pasar los meses de verano con una familia burgalesa, alejándose de las duras condiciones que vivien en su día a día.

Este año, uno de los chavales que se acogerá al programa es un menor que se electrocutó cuando la comisión médica se encontraba en los campos de refugiados. Afortunadamente, fue intervenido con éxito y, posteriormente, un médico de Murcia pudo llevar a cabo los implantes de piel necesarios en las manos del niño. Pero el postoperatorio es largo y el seguimiento que se debe hacer en estos casos también. Por esa razón, él vendrá este verano a Burgos.

Sea como fuere, Mayte Giménez hace un llamamiento a todas las familias burgalesas que quieran acogerse al programa. «Cuanto antes se apunten mejor», pues la asociación está dispuesta a traer a tantos niños como sea posible. Actualmente, hay inscritas 15 familias que repetirán de nuevo este año.

El menor que se electrocutó
El menor que se electrocutó / BC

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos