Empate a nada

David Martín fue uno de los jugadores más activos del choque./GIT
David Martín fue uno de los jugadores más activos del choque. / GIT

El Burgos CF dice adiós a casi todas sus opciones para entrar en la Copa del Rey tras empatar contra el Amorebieta en un partido sin apenas opciones

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El Burgos CF perdió hoy buena parte de sus opciones para subirse al tren de la Copa del Rey tras empatar a cero con el Amorebieta en un partido insulso, en el que ni unos ni otros fueron capaces de generar peligro sobre la portería rival y que sirvió para que los aficionados del conjunto blanquinegro despidieran al equipo esta temporada. Una despedida en la que sonaron algunos pitos. Sin duda, el resultado no ha sido el esperado.

0 Burgos CF

Saizar; Sergio Esteban, Ayoze, Borda, Javi Cantero; David Martín, Julio Rico, Beobide, Eneko; Carlos Álvraez (Manzano, min.75) y Adrián Hernández.

0 SD Amorebieta

Jon Tena; Aguirrezabala, Simic, Luengo, Héctor Sánchez; Setti, Martín Aguirre; Arana (Ibon Gómez, min.66), Arriaga, Mujica; Ubis (Jon Ander, min.70).

Goles:
Sin goles.
Árbitro:
Lou Ballano (Conité Aragonés). Mostró tarjeta amarilla a Saizarpor el Burgos CF y a Setti por el Amorebieta.
Incidencias:
Partido correspondiente a la trigésimo séptima jornada del Grupo II de la Segunda División B disputado en El Plantío ante unos 3.000 espectadores. Último partido en casa de la temporada. Los aficionados se repartieron entre Lateral y Tribuna debido al avance de las obras de reforma de los dos fondos.

Partido soso, e incluso tedioso, desde los primeros compases. El Burgos, que necesitaba ganar sí o sí para mantener vivo el sueño de la Copa del Rey la temporada que viene, afrontaba el choque lastrado por las numerosas bajas, mientras que el Amorebieta lo hacía con la permanencia garantizada tras el empate del Izarra.

En ese escenario, era el conjunto burgalés el que más se jugaba en el choque. Sin embargo, los hombres de Menéndez tardaron un mundo en entrar en el partido. Cierto es que Carlos Álvarez pudo abrir el marcador a las primeras de cambio tras recibir en buena posición un gran pase de David Martín, pero el disparo del delantero asturiano, que ante la ausencia de Iker Hernández formó pareja de baile con Adrián, se marchó desviado.

Esa fue casi la única ocasión de peligro del Burgos en toda la primera parte, durante la que fue de menos a más, pero siempre sin la profundidad suficiente como para meter el miedo en el cuerpo. Tampoco propuso mucho más el Amorebieta, aunque fue el encargado de poner el ritmo en los primeros compases. De hecho, Ubis probó fortuna en el minuto 5 con un disparo repelido por la defensa burgalesa.

La falta de tensión del conjunto vizcaíno permitió al Burgos ir cogiendo poco a poco el control del partido, pero a los hombres de Menéndez les costaba demasiado desarrollar su juego en tres cuartos de campo. Así, el conjunto burgalés apenas consiguió plantear problemas a la zaga visitante.

Más información

Sólo David Martín, quizá el más participativo de los blanquinegros en la primera parte, pareció ser capaz de generar problemas. En el 18, una internada suya por la banda derecha acabó con un buen pase por bajo al que no pudo llegar Adrián. Y en el 32, era el propio Martin el que probaba fortuna con otra internada por la izquierda que la defensa vizcaína envió a saque de esquina en el último momento.

No estaba siendo el mejor partido del Burgos -tampoco el peor- y el público así lo hizo saber con algún pito cuando el árbitro señaló el camino a vestuarios. Sin embargo, el partido no se animó tras el descanso, ni mucho menos. La falta de profundidad de unos y otros continuó siendo la tónica dominante y, salvo algún arreón puntual, el encuentro se mantuvo por los mismos derroteros. En el 51, Sergo Esteban encendía todas las alarmas al quedar tendido sobre el césped tras un encontronazo con un rival del que se acabó recuperando. Y en el 54, Julio Rico tuvo en sus botas la mejor ocasión del Burgos en la segunda parte, con un duro disparo desde la frontal al que respondió bien por bajo Tena.

Sin pegada

Aquella ocasión pareció despertar un poco a los hombres de Menéndez, que intentaron dar un paso al frente, controlando más y mejor la pelota, pero sin generar peligro. Carlos Álvarez tuvo dos opciones para intentar buscar un disparo franco, pero no acertó a acomodarse la pelota, mientras el Amorebieta jugada sus opciones a la contra y sin fortuna. De hecho, Ubis, su hombre de referencia en la punta de ataque, tuvo que retirarse antes de tiempo por una lesión.

Los minutos pasaban y, visto el desarrollo del choque, todo hacía indicar que éste acabaría en empate. Las sensaciones y el juego de ambos equipos no eran los mejores y el Burgos, además, comenzó a sufrir el desgaste de la falta de efectivos en los últimos compases. En ese contexto, sólo un detalle o un error garrafal podría variar el signo del encuentro. Sin embargo, el partido terminó por animarse en los últimos cinco minutos.

En el 85, y tras una entrada de Saizar fuera de su área que rozó la tarjeta roja, el juez de línea anulaba por fuera de juego un gol de cabeza de Jon Ander. Acto seguido, Adrián probaba con un buen lanzamiento cruzado atajado con seguridad por Tena. También Arriaga probaba a Saizar y, ya en el último suspiro, David Martín intentaba encontrar rematador a un buen pase desde el fondo.

Pero el partido ya estaba visto para sentencia. Empate a nada en la última jornada en casa del equipo. El próximo fin de semana, el Burgos intentará finalizar la temporada con una sonrisa venciendo al Leioa en tierreas vizcaínas,

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos