Le acusan de obligar a una niña de 8 años a tocarle el pene en un comercio de Palencia

Comisaría de Palencia. /Alba Bardón
Comisaría de Palencia. / Alba Bardón

El hombre, de 61 años y trabajador del local, se halla en prisión provisional, mientras que el juzgado prosigue con las diligencias

R. S. RICOPalencia

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Palencia continúa con las diligencias abiertas a raíz de la denuncia formulada el pasado 19 de junio en la Comisaría de Policía Nacional de Palencia por la madre de una niña de 8 años contra un hombre de 61 años como presunto autor de un delito de abuso sexual cometido contra la menor en un comercio de la capital palentina. Dentro de esas diligencias, el abogado del acusado, de origen extranjero y que se halla en situación de prisión provisional, ha solicitado la modificación de la situación de privación de libertad de su patrocinado.

Los hechos se remontan a las 16:00 horas del pasado 19 de junio, cuando, según la declaración de la menor de 8 años en la Comisaría, se encontraba realizando compras en un comercio de la ciudad junto a su madre, su hermano de 10 años, una prima y una tía. Según la niña, en un momento dado sintió la necesidad de ir al baño, por lo que, junto con su hermano, comenzó a buscar el aseo. Como no lo encontró, preguntó a un señor que trabajaba allí por la ubicación del baño, indicándole este dónde estaba, llegando incluso a acompañarles al lugar y abriéndoles la puerta con una llave, si bien no entró a llegar con ellos.

En su declaración ante la Policía, la niña de 8 años relató que, una vez que miccionó, su hermano se marchó, quedándose ella sola en el lugar, abandonando el baño cuando ella hizo sus necesidades. Una vez en el exterior, la niña se puso a buscar a su hermano por el comercio, pero no le encontró y estuvo mirando algunos productos, llegando en un momento determinado a ponerse a su lado el hombre que antes le había indicado donde estaba el baño.

La menor aseguró en su declaración que, nada más situarse a su lado, el hombre se bajó la cremallera de su pantalón y le mostró su pene, para después coger su mano derecha, abrirle los dedos y hacer que le tocase dicho miembro, «que tenía sangre en un lado». La niña se marchó apresuradamente del lugar en busca de sus familiares, mientras el hombre le siguió por toda la tienda. Cuando la menor consiguió ver a su madre, se acercó hasta el lugar para contarle lo sucedido, marchándose entonces el hombre a otra zona del comercio.

La madre fue entonces hacia el hombre y le recriminó lo que había hecho a la niña, mientras que este se excusó diciendo únicamente la frase «yo no, otro», en clara referencia a que él no había sido el autor de los hechos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos