El ministro de Fomento anuncia avances en las autovías del Duero y la León-Valladolid

Juan Vicente Herrera y José Luis Ábalos, en la rueda de prensa. /G. Villamil
Juan Vicente Herrera y José Luis Ábalos, en la rueda de prensa. / G. Villamil

El presidente de la Junta valora positivamente el incremento global de 902 millones en los Presupuestos, pero lamenta la disminución de 250 millones en determinadas infraestructuras

Arturo Posada
ARTURO POSADA

La reunión entre el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y el titular de Fomento, José Luis Ábalos, ha sido «cordial e intensa», en palabras del ministro. «Hemos venido a interiorizar los problemas», ha añadido Ábalos. Por su parte, Herrera ha valorado «muy positivamente» el incremento previsto para Castilla y León en el proyecto de Presupuestos del Estado (PGE) para 2019

 «Es casi un 8% más en dotación para infraestrucutras vicarias y ferroviarias. En el proyecto son algo más de 902 millones de euros. El incremento se produce en carreteras, aunque hay una pequeña merma en ferrocarriles. Entendemos que se corresponde al avance en inversiones en alta velocidad en Castilla y León. La Junta también valora positivamente que se dé un impulso que ya veníamos necesitando para la conservación de las carreteras. Hay un aumento de casi 50 millones en esta materia», ha apuntado Herrera.

 El presidente de la Junta de Castilla y León ha considerado que «el aspecto más preocupante» llega con la disminución de «unos 250 millones de euros» que los Presupuestos anteriores ya preveían «para determinadas infraestructuras de alta capacidad». «En la práctica supone, no el abandono, pero sí una desprogramación presupuestaria, salvo que haya otra manera de afrontarlas». Esto afecta a autovías como la A-11, A-12, A-15, A-60 o A-73 y la desaparición de «esfuerzos significativos» en ciudades como Ávila, León, Palencia, Salamanca o la variante de San Rafael en Segovia.

 Herrera ha reconocido que los PGE para 2019 reflejan un aumento del 41% en materia de vivienda, pero ha lamentado que la mayor parte de ese incremento vaya destinado al Plan 20.000, para promoción de vivienda de alquiler, «dirigido a las grandes ciudades, con lo cual Castilla y León no se beneficiaría».

 El presidente de la Junta también ha recordado al ministro de Fomento «los retrasos importantísimos» que acumula la Autovía del Duero (A-11), especialmente los distintos tramos entre Soria y Aranda, Aranda-Valladolid y la conexión de Zamora con la frontera portuguesa. «Esos tramos exigen un impulso definitivo», ha reclamado Herrera.

Avances en las conexiones con Soria y León

El desarrollo de la A-15, entre Soria y Tudela, la Autovía del Camino de Santiago o la A-62 entre León y Valladolid también han sido objeto de especial atención en la reunión de este miércoles.

En concreto, ha anunciado este miércoles avances en la autovía del Duero con la licitación de dos tramos en Soria y otro en Valladolid, con 230 millones en 2019, y en la León-Valladolid, entre Villanubla-La Mudarra-Medina de Rioseco, con 29 millones.

El ministro se ha entrevistado hoy en Valladolid con el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, para analizar el mapa de las infraestructuras de la Comunidad, y ha explicado que este año se licitarán los tramos Venta Nueva -Santiuste- Burgo de Osma, y Quintanilla de Arriba-Olivares de Duero, en la A-11, que cuenta con 74,5 millones adicionales en el presupuesto del 2019.

 Herrera ha hecho hincapié en los avances logrados en la alta velocidad desde 2001, pero ha apuntado que quedan «cuestiones por desarrollar». «Hay 461 kilómetros en Castilla y León y se desarrollan obras con Galicia a través de Zamora y también para conectar desde Dueñas la alta velocidad con Burgos. Hemos planteado al Gobierno la necesidad de ir conociendo fechas de culminación de estos ejes y de no ser final de trayecto».

 En lo tocante al ferrocarril convencional, el presidente de la Junta ha puesto de manifiesto ante José Luis Ábalos «las insuficiencias graves que afectan a Soria y Ávila, dos capitales de provincia a las que no está prevista la llegada da la alta velocidad y que tendrán mayor dependencia» de la vía férrea tradicional. 

«La vertebración con Soria debe ser prioritaria para incorporarla al mapa de comunicaciones por ferrocarril. En el caso de la comunicación por tren de Ávila con Valladolid y Madrid es necesario mejorarla. Queremos saber si hay previsión de adquisición de nuevos trenes y le hemos planteado al ministro que es imprescindible reducir los tiempos entre Ávila y Madrid porque es ahora superior a hace diez años. Habría que garantizar una duración no mayor de una hora y cuarto».

Juan Vicente Herrera ha valorado la «rapidez» que ha tenido el Gobierno central para dar una solución al ramal ferroviario en el polígono de Villadangos del Páramo (León), planteado para dar solución a la «durísima» deslocalización de Vestas.

Por su parte, el ministro de Fomento ha recordado que el proyecto de PGE sitúa a Castilla y León como «la segunda comunidad en inversión per cápita y en relación a su PIB». Ábalos ha avanzado que en la Autovía del Duero se pondrán en marcha dos nuevos tramos y se licitarán otros dos por valor de 230 millones. «En los Presupuestos de 2019 se consignan 74,5 millones de euros adicionales para esta vía».

«En la Autovía A-60 León Valladolid, hemos contratado la redacción de los proyectos Villanubla-La Mudarra y La Mudarra-Medina de Rioseco, a los que se destinan 21 millones de euros. En la A-73 Burgos-Aguilar de Campoo vamos a seguir con las obras en el tramo que ya lo estaba y la adaptación de la normativa a los demás», ha señalado Ábalos.

El ministro de Fomento ha subrayado el «impulso» que recibe el ferrocarril convencional, con una partida de 85,2 millones para Castilla y León, un 8,2% más. «Queremos ir dotando de más recursos a esta red convencional y de Cercanías, que es la que más necesidades tiene tanto de estudios y trabajo».

Durante su comparecencia ante la prensa, Ábalos también ha valorado la guerra abierta que existe en grandes ciudades como Madrid y Barcelona entre el sector del taxi y las empresas de vehículos de transporte con conductor (VTC) como Uber o Cabify. «En todo el mundo hay conflictos. No creo que perjudique la imagen de España ni que haya que dramatizar tanto, pero sí evitar que se enquisten. No nos deben preocupar los conflictos sino que no haya canales para resolverlos. Por eso no ayuda buscar excusas para no abordarlos o tratar de descalificar a otros para justificar su propia incapacidad».

El ministro de Fomento ha recordado que existe una «norma vigente» que obliga a las Comunidades Autónomas a regular normativamente el sector del transporte urbano. «Era una anomalía que estuvieran reguladas por la administración del Estado». 

Para Ábalos, no sería bueno que Uber o Cabify decidieran abandonar su actividad en algunas comunidades, como han amenazado estas empresas en Cataluña ante la regulación autonómica que obliga a contratar sus servicios con una hora de antelación. «Hay que buscar una coexistencia porque son modalidades de servicio que obedecen también al gusto del consumidor. Debemos buscar también un escenario de competencia equilibrado. No es bueno que nadie se vaya ni se vea forzado a marcharse». 

 

Fotos

Vídeos