El Hospital Clínico de Valladolid mantendrá las nueve 'especialidades' pediátricas

Servicio de Pediatría del Clínico. ::/Henar Sastre
Servicio de Pediatría del Clínico. :: / Henar Sastre

Sanidad prorroga seis meses, por el momento, los contratos de los especialistas cuyas plazas se vieron afectadas por el concurso de traslados

Ana Santiago
ANA SANTIAGOValladolid

El Hospital Clínico mantendrá finalmente las nueve subespecialidades de Pediatría dado que oficialmente no existen, y renovará durante, al menos, seis meses los contratos de los nueve pediatras responsables de estas áreas específicas de capacitación, como prefieren llamarlas algunos. El caso es que especialistas en niños, y con plaza en dicho hospital como tales, pero que por ejercicio, experiencia y formación también lo son en Reumatología, Inmunología, Neurología o Cardiología, entre otras, podrán continuar encargándose de las 19.000 consultas al año que atienden entre todos; de ellas, el 30% de pacientes derivados desde otros centros asistenciales de la comunidad.

El concurso de traslados había obligado a Sacyl a sacar dichas plazas para un acceso a las mismas y a las que podían acceder pediatras de cualquier punto de España en base, eso sí, a unos méritos y capacidad demostrados pero no en estas áreas específicas necesariamente. Y ello porque la Pediatría es una sola especialidad, sin apellidos, sin acreditación reconocida para las subespecialidades con la excepción de los neonatólogos. Solo en este caso, y en el de los intensivistas para la UCI pediátrica, la Consejería de Sanidad añadió perfiles profesionales para mantener una preparación muy cualificada en lo que consideró más grave perderla pero, aseguró en su día, «imposible por la oposición sindical y de los grupos parlamentarios poder sacar más plazas más específicas, con perfiles muy concretos». No es un problema solo de esta especialidad ni de este complejo asistencial;pero la concentración de nueve servicios afectados y todos ellos de medicina infantil ha hecho más delicado el tema. De hecho, 150 padres afectados por lo que iba a ser una pérdida que los condenaba o al traslado a Madrid, a la privada o a perder a su médico de referencia, han constituido una Asociación de Pacientes y Afectados de AIJ (Artritis Idiopática juvenil), Reumatología e Inmunología para defender la atención especializada de sus hijos. Desde la misma destacan que «respecto a estas tres subespecialidades, surgieron de forma pionera en España a finales de la década de los 70 del pasado siglo y, desde entonces, se han tratado de forma ejemplar enfermedades minoritarias, desconocidas y sin apoyo institucional ni reconocimiento social. En los últimos años, hemos intentado dar a conocer todas estas enfermedades, dar cara y voz a los enfermos y mejorar la calidad asistencial». Aseguran los afectados que «se está participando en numerosos estudios multicéntricos, se han realizado publicaciones y comunicaciones en congresos y formación en estos campos para pediatras generales y de otras subespecialidades y a los médicos internos residentes (Mir) y se ha logrado trabajar mano a mano junto a las familias de estos niños». Aunque, añaden, «nos gustaría mejorar la asistencia con una consulta de transición y mejorar con equipos de diagnóstico por imagen dentro de la propia consulta».

Estos padres consideran que no pueden acudir a pediatras generales porque «el drama es que nuestros hijos es que tienen tratamientos con unos efectos secundarios fuertes y con el peligro de la autoinmunidad, su cuerpo le ataca sin avisar con posibles consecuencias durísimas y es vital el seguimiento continuo y la prevención que, además al final supone un ahorro sanitario, y, para ello, es necesario contar con pediatras que conozcan bien estas especialidades y a sus pacientes».

Aumento

Esta situación se ha generado por el retraso en sacar las plazas. Durante ese tiempo, se ha creado una estructura organizativa médica con facultativos interinos en centros que, por volumen y especialización, se han convertido en hospitales de referencia de forma oficiosa y de facto. Ahora «se encuentran con un gran capital científico y humano de especialistas con una precaria situación laboral. Tienen una alta formación y continuidad de especialistas que han pasado por el hospital con gran peso, que impulsaron el desarrollo de las subespecialidades y que se han esforzado en aplicar los constantes avances médicos que les competen.Se invierte dinero y tiempo para luego perderlos», destacan.

En cuanto a los pediatras que habían concurrido y sacado estas plazas en el Clínico, se incorporarán al mismo sobre plantilla.

 

Fotos

Vídeos