Mañueco exige por carta a Sánchez 440 millones de liquidaciones de impuestos que corresponden a Castilla y León

Alfonso Fernández Mañueco, en la instalaciones de la Presidencia de la Junta de Castilla y León./G. Villamil
Alfonso Fernández Mañueco, en la instalaciones de la Presidencia de la Junta de Castilla y León. / G. Villamil

El presidente de la Junta recuerda al Gobierno de España que debería haber activado el pago antes de entrar en funciones y que los gastos de las autonomías «siguen creciendo»

Susana Escribano
SUSANA ESCRIBANO

Castilla y León se suma a las comunidades que demandan al Gobierno de España la actualización de las entregas a cuenta que deben llegar a las arcas autonómicas, pero ha optado por la vía epistolar frente a la reclamación judicial emprendida por Cataluña. La Consejería de Economía y Hacienda de Castilla y León estima esa cuantía pendiente en 440 millones de euros

La Dirección de Comunicación de la Junta ha informado de que Alfonso Fernández Mañueco ha remitido una carta a Pedro Sánchez para recordarle que la actualización de las entregas a cuenta con las que el Estado traspasa dinero a las autonomías para pagar la factura de los servicios públicos debería haberse efectuado antes de que el Ejecutivo socialista entrara en situación de «en funciones».

Mañueco traslada a Sánchez, según recoge el comunicado oficial de la Junta, su «preocupación por la financiación autonómica, uno de los problemas más acuciantes para la comunidad», al tiempo que le solicita «que establezca las fórmulas más adecuadas para garantizar el desarrollo de las competencias autonómicas y, por lo tanto del bienestar de las personas».

El desencuentro presupuestario tiene su origen en que aún no se ha conformado Gobierno tras las elecciones del 28 de abril, por lo que el que preside Pedro Sánchez se encuentra en situación de 'en funciones', lo que limita su capacidad de gestión. Eso implica que no se hayan actualizado las entregas a cuenta que figuran en el presupuesto prorrogado de 2018 con la liquidación definitiva de la recaudación tributaria de 2017.

Esa bolsa de ingresos supone un adeudo de 440 millones para Castilla y León. La cuenta de la Junta cifra en 298 millones de euros el incremento de recaudación sobre las entregas a cuenta por la parte en la que la comunidad participa de los ingresos de impuestos estatales y 142 más correspondientes a la liquidación del IVA.

El presidente de la Junta destaca, según traslada el departamento de Comunicación de su Gobierno, que los gastos de las autonomías «siguen creciendo, en parte como consecuencia de las decisiones del gobierno de España que resultan de obligado cumplimiento, y sin embargo, los ingresos procedentes del sistema autonómico no ha experimentado variación respecto al ejercicio anterior.

La situación de prórroga presupuestaria del presupuesto estatal fija las cuantías de 2018 como tope en las entregas de 2019. Eso ocurre también con obras, proyectos y todo tipo de programas públicos. Ese límite de gasto es el que marca el presupuesto prorrogado, salvo que se exceptúe una ampliación en el caso de que se justifique la urgencia de un desembolso.

Esa situación es similar a la que se vive a nivel autonómico, puesto que la Junta de Castilla y León afronta el 2019 con el presupuesto prorrogado de 2018.