Marcos pide a Planas más dinero de los países para que no merme la PAC y un fondo estatal de desarrollo rural

La consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta Milagros Marcos, durante la reunión mantenida con el ministro de Agricultura y Pesca, Luis Planas./ICAL
La consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta Milagros Marcos, durante la reunión mantenida con el ministro de Agricultura y Pesca, Luis Planas. / ICAL

El ministro asume el compromiso para la ejecución de 18 actuaciones de modernización de regadíos con un presupuesto de casi 210 millones

El Norte
EL NORTEValladolid

La consejera de Agricultura y Ganadería de Castilla y León, Milagros Marcos, presentó hoy al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, su apoyo para defender «una posición fuerte» en la defensa de los intereses de los agricultores y ganaderos de la comunidad, para que «no se pierda ni un solo euro» en la futura financiación de la política agraria comunitaria (PAC), que ya se está negociando para el periodo 2021-2027. La consejera reclamó que pongan más dinero los países miembros y la creación de un fondo estatal que garantice las partidas de desarrollo rural.

Milagros Marcos tildó el encuentro con el ministro socialista de «cordial y de búsqueda de acuerdos», en el que presentó la postura de la comunidad «reforzada» por el apoyo de todos los sectores de la industria agroalimentaria y cuya defensa asumió en primera persona «para que las negociaciones europeas se consiga obtener la misma financiación que existe actualmente».

Para Marcos es esa la prioridad en las negociaciones, conseguir que no se reduzca la finaciación, pero si no se consigue, la consejera trasladó al ministro Luis Planas la propuesta de medidas que serviría para paliar esa merma en la financiación.

La primera de ellas es que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, solicite una mayor aportación a los estados miembro para que se supla la reducción de fondos planteada en la Unión Europea para la próxima PAC. Sería «una pequeña aportación a mayores de cada uno de los miembros que permitiría garantizar la misma financiación», explicó Marcos tras su encuentro con el ministro.

Pero, ante la posibilidad de esta opción no prospere, planteó como alternativa la creación de «un fondo estatal de garantía que permita garantizar los fondos de desarrollo rural», ante la reducción de más del 15% que están planteando. Para Marcos, es vital evitar la pérdida de fondos en este capítulo ya que van destinados «a la lucha contra la despoblación y vienen a asegurar la incorporación de jóvenes al campo, la modernización de las explotaciones, y el futuro y el desarrollo de la industria agroalimentaria», citó.

«No podemos tener a los agricultores y ganaderos permanentemente pendientes de si va a haber financiación o no» lamentó, por lo que incidió en el mantenimiento de nivel de financiación ya que, de lo contrario, Castilla y León tendría una reducción en la financiación de 53 millones de euros al año. «Estamos hablando de mucho dinero fundamentalmente para desarrollo rural».

Regadíos

En otro orden de cosas, la reunión, que se extendió casi dos horas en la sede del Ministerio en Madrid, sirvió para abordar el estado de situación de las inversiones en modernización y transformación de regadíos en la Comunidad Autónoma, que han supuesto en el periodo 2000-2017 una inversión por parte del Ministerio de un total de 668 millones de euros.

Un plan que recibió el compromiso del ministro Planas de seguir impulsándolo en los términos en los que estaba confeccionado, lo que Marcos agradeció.

En este sentido, el Ministerio informó tras el encuentro del «compromiso del Ministerio de seguir adelante» con el Convenio Marco de Colaboración con la Consejería de Agricultura y Ganadería para la ejecución de 18 actuaciones de modernización de regadíos en León, Valladolid, Palencia, Soria y Salamanca, con un presupuesto total estimado en casi 210 millones de euros, y del que ya se han programado obras por un importe de 97,4 millones de euros.

«Era fundamental para poder seguir mejorando una política que garantiza la población del medio rural», admitió Marcos, porque «allí donde hay un regadío moderno se incorpora un 60 por ciento más los jóvenes, se reduce un 20 por ciento el consumo de agua, un 30% la energía y hay mayor productividad y diversidad de cultivos».

 

Fotos

Vídeos