Los partidos ingresarán 10.205 euros por cada escaño que logren en las Cortes de Castilla y León

Hemiciclo de las Cortes de Castilla y León./H. Sastre
Hemiciclo de las Cortes de Castilla y León. / H. Sastre

La Junta mantiene las asignaciones para gastos electorales de 2015 por parlamentario, pero también por voto conseguido (0,40 euros) y por envío de papeletas (0,19 por elector)

Susana Escribano
SUSANA ESCRIBANO

La Junta de Castilla y León, concretamente la Consejería de Economía y Hacienda, ha publicado en el Boletín Oficial la cuantía que abonará a los partidos político en concepto de gastos electorales para la cita autonómica del 26 de mayo.

La Junta mantiene las cuantía que aplicó en 2015, que permanecen congeladas desde 2007. El escaño autonómico cotiza a 10.205,62 euros. Cada envío de sobres, papeletas o propaganda electoral a 0,19 euros por elector y cada voto conseguido a 0,40. Estos dos últimos conceptos hacen caja únicamente en el caso de que el partido logre entrar en el hemiciclo de las Cortes y solamente se aplica a los votos y electores de las provincias en las que se consiga esa representación. Y siempre que se justifiquen esos gastos.

Por ejemplo, PP y PSOE podrían haber hecho efectivos en 2015 todos los votos que recibieron y los envíos postales que mandaron a los electores. Podemos pudo aplicar gastos sobre los resultados de todas las provincias salvo Soria y Ávila, donde no logró procurador; Ciudadanos solamente pudo haberlos aplicado con los resultados de Salamanca, Valladolid, Burgos, Ávila y León, territorios en los que logró escaño; IU-Equo con los de Valladolid y UPL con los de León.

El Consejo de Cuentas recomienda ajustar los gastos

El Consejo de Cuentas de Castilla y León recomendó a los partidos, tras analizar los gastos de la campaña electoral de mayo de 2015, que aquellas formaciones que presentaban facturas por envíos postales deberían suscribir contratos con Correos para poder identificar con claridad los costes que atañen en exclusiva al proceso electoral. El organismo de control aconsejó que las Cortes definieran con mayor detalle qué son gastos electorales y que los limitaran a los «imprescindibles» para acometer la campaña electoral. Todo ello para aumentar el ahorro y el correcto empleo de los fondos públicos.

El Consejo de Cuentas de Castilla y León auditó las partidas que la Junta abonó por los gastos electorales de las autonómicas de 2015, que sumaron 1,5 millones de euros. Los técnicos del organismo fiscalizador constataron que Podemos se financió con una campaña de suscripción de microcréditos por la que logró aportaciones por valor de 71.000 euros, que no agotó en su totalidad y que gestionó con una entidad de banca ética (Fiare), mientras que UPL y el PSOE suscribieron préstamos con un banco y una caja rural. PP e IU-Equo no pidieron créditos para la campaña.

El PP justificó en mayo de 2015 gastos por valor de 535.991 euros, cuando tenía un margen por resultado electoral de 1.042.025 euros; el PSOE, 771.386 euros, con un tope de 804.239; los resultados electorales permitían a Podemos facturó 61.845 euros cuando podía recibir hasta 528.000 euros; Ciudadanos recibió 54.497, cuando podía haber ingresado 404.484 euros; IU-Equo percibió 38.796 con un tope de 99.997 euros; y UPL justificó 57.639 y podría haber recibido 101.954 euros.

El tope de gastos que pueden abonar las arcas autonómicas es de 0,38 euros por elector.