Un paseo por el pasado de Arauzo de Miel

Las escuelas acogen hasta el 30 de agosto una muestra de objetos y documentos que marcaron la historia de la localidad y a sus vecinos desde finales del siglo XIX hasta la década de los 60 de la pasada centuria

Juguetes, radios o matrículas son tres de los objetos expuestos en la muestra./BC
Juguetes, radios o matrículas son tres de los objetos expuestos en la muestra. / BC
César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

Acudir a las escuelas de Arauzo de Miel es como volver a la época en la que se usaban las máquinas de escribir, se leían tebeos de El Guerrero del Antifaz, de Hazañas Bélicas o de Roberto Alcázar y Pedrín y se escuchaban a todas horas las radios, que ocupan un lugar preferente en las casas. Es como un paseo por el pasado. Los más mayores lo recordarán con nostalgia, mientras que los más pequeños observarán cosas que quizá no sepan ni para que sirven.

Todos aquellos objetos, junto a facturas que combinan la tinta de la imprenta y la de la pluma y a documentación de un antiguo secretario municipal, forman parte hasta el día 30 de agosto de una exposición que marcaron tanto la historia de la localidad y como la vida de sus vecinos desde finales del siglo XIX hasta la década de los 60 de la pasada centuria. De ahí que se junten pequeños juguetes, como un juego de porcelana anterior a 1900, con los que pasaron su tiempo libre los arauceños y matrículas agrícolas. Tampoco faltan las fotografías, las antigüedades o una colección de trajes de la Virgen de Pinarejos.

Esta muestra es la cuarta exhibición de un ciclo que arrancó en 2016 con el objetivo de vitalizar la cultura de Arauzo de Miel. La primera exposición estuvo centrada en el archivo municipal; la segunda, en verano de 2017, giró en torno a los yacimientos romanos y prehistóricos del municipio y la del estío pasado, en las casullas de los sacerdotes y la emigración, según comenta su organizador, Alfonso Benito, que cuenta con la colaboración de la Diputación de Burgos. En concreto, la administración provincial le ha cedido las nueve vitrinas en las que están colocados todos los objetos.

Además, en esta colección han participado varios vecinos de Arauzo de Miel, ya que han aportado sus propias fotos, libros o artículos. «Los objetos tienen más de 50 años», afirma Benito, quien se encarga también de explicar a los visitantes la exhibición.

La exposición es gratuita y permanece abierta al público (salvo en días de fiesta) desde las 11:00 a 14:00 horas y de 18:00 a 21:00 horas. La muestra se completa con una sección dedicada a Ramón Menéndez Pidal con motivo del sesquicentenario de su nacimiento y a Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, en la que hay referencias al personaje histórico y al literario. «Aprovechamos que aparece Spinaz de Can, que coinicide con el paraje de Pinarejos y tenemos planos, folletos, un fascímil y libros», concluye.