Final Four de la Euroliga

Ayón y Campazzo suavizan el castigo

Gustavo Ayón machaca el aro. /Lluis Gene (Afp)
Gustavo Ayón machaca el aro. / Lluis Gene (Afp)

El base argentino revienta el récord de asistencias en una Final Four para dirigir al Madrid a la victoria ante el Fenerbahçe en el partido que nadie quiere jugar

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZVitoria

Cuando Gustavo Ayón se está jugando su continuidad en el Real Madrid y Facundo Campazzo se ve amenazado por la probable llegada de Nando de Colo o por un posible regreso de Sergio Rodríguez, el pívot mexicano y el base argentino se encargaron de suavizar el castigo sufrido por el equipo blanco por verse relegado a jugar por el tercer puesto tras su frustrante derrota en las semifinales. La conexión entre Campazzo y Ayón, que se ganaron su merecido descanso a falta de cuatro minutos para el final cuando el Real Madrid ya ganaba por 63-82, destrozó al Fenerbahçe en un partido odiado por todos, que sólo un minuto después también se vio marcado por la desgraciada lesión de tendón de Erick Green, retirado en camilla entre aplausos y gestos de ánimo.

El encuentro absurdo por el tercer puesto de la Euroliga que debería ser suprimido tuvo su cara precisamente para los dos jugadores del Real Madrid que pueden ver peligrar su futuro de cara a la próxima temporada, sobre todo, ya que Campazzo seguirá seguro, para Ayón, uno de los más criticados por su actuación ante el CSKA de Moscú, que contra el Fenerbahçe acabó con 23 puntos, 11 rebotes y 36 de valoración tras dar un recital ofensivo (11 de 11 en tiros de dos) y defensivo, con siete capturas bajo su aro, un robo y un tapón en 28 minutos. En el caso de Campazzo, el director de juego argentino, anulado por el 'Chacho' dos días antes, firmó, aparte de una docena de puntos, nada menos que 15 asistencias (nuevo récord en una Final Four) para 34 de valoración en dos minutos menos.

Ayón y Campazzo, Campazzo y Ayón, aprovecharon el encuentro entre el campeón y el subcampeón de la pasada Euroliga para dar un golpe en la mesa, olvidar en parte el dolorosísimo varapalo del viernes y reivindicarse en el Real Madrid, después de que haya quedado en el aire la renovación del mexicano en una mala temporada y de que el argentino pudiera perder minutos y protagonismo por el interés del club en fichar a De Colo o, en caso de no poder contratar al francés, recuperar a Sergio Rodríguez.

75 Fenerbahçe

Green (4), Guduric (11), Guler (4), Kalinic (8) y Duverioglu (4) -quinteto inicial-. Melli (7), Mahmutoglu (14), Biberovic (-), Sloukas (17), Arna (0) y Vesely (6).

94 Real Madrid

Campazzo (12), Carroll (8) Rudy Fernández (6), Reyes (6) y Ayón (23). -quinteto inicial-. Causeur (13), Yusta (2), Tavares (2), Llull (4), Deck (3), Prepelic (3) y Thompkins ().

PARCIALES:
16-24, 24-14, 23-31 y 12-25.
ÁRBITROS:
Boltauzer (Eslovenia), Rocha (Portugal) y Difallah (Francia). Eliminado: Guduric.
INCiDENCIAS:
Partido por el tercer y cuarto puesto de la Final Four de la Euroliga 2019, disputado en el Fernando Buesa Arena de Vitoria. 12.866 espectadores.

Aunque Campazzo volvió a demostrar que está preparado para llevar el timón del equipo más laureado de Europa y de la mejor plantilla del continente, el Real Madrid pretende la llegada de otro base de altísimo nivel, pese a que De Colo juega más de escolta, y el pequeño base sudamericano dio una exhibición. Así dirigió Campazzo la limpieza de imagen del equipo de Pablo Laso, con la colaboración de Ayón y el carácter ganador de un conjunto que en el último cuarto mostró orgullo y carácter y fue insuperable en defensa para dejar al equipo turco seis minutos y medio sin anotar, cuando alcanzó una ventaja de 21 puntos (63-84). El Real Madrid, de principio a fin elevado por Ayón en la pintura y dirigido con genialidad y ritmo por Campazzo en los mejores momentos del conjunto blanco, en el primer, tercero y último cuarto, dominados con autoridad, llegó a tener una primera máxima diferencia de 13 (9-22), pero volvió a desconectarse y atacarse para permitir al conjunto de Zeljko Obradovic lograr un parcial de 23-9 y, relanzado el Fenerbahçe por Sloukas, Guduric y Melli, ponerse por delante (32.-31).

Llull intentó un triple

El peor cuarto madridista coincidió precisamente con Sergio Llull en cancha, que después de un solo acierto de diez intentos de triple ante el CSKA y quedar muy tocado psicológicamente desde el viernes, contra el Fenerbahçe sólo se atrevió a lanzar una vez desde larga distancia y también falló. Frente a otro desastroso partido del escolta balear en la Final Four de Vitoria, tras quedar señalado en las semifinales y después de tantas vueltas que le dio en la cabeza para intentar mejorar y corregir errores, no hubo reacción de Llull y sí se erigió Campazzo, al igual que en el primer cuarto Felipe Reyes, tras no jugar un solo minuto el viernes, colaboró junto a Ayón para abrir la primera brecha importante. La última y definitiva, tras un bombardeo de triples en un tercer cuarto de alternativas constantes por parte de ambos equipos, llegaría en el parcial definitivo, tras conseguir el Fenerbahçe su mayor ventaja (sólo de cuatro, con 60-56). Los blancos se lanzaron entonces hacia la remontada, sacaron lo mejor se sí iluminados por Campazzo y Ayón y ya no frenarían en ataque y defensa, hasta barrer de la pista al conjunto turco, con canastas continuas de Caseaur y Campazzo en el parcial definitivo, anulando por completo al rival. Una muestra más del dominio absoluto fueron los 132 puntos de valoración del Madrid frente a los 69 del Fenerbahçe, aunque en esta Final Four ya casi todo sea una anécdota tras el mazazo al quedar el campeón destronado.